CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

miércoles, 18 de septiembre de 2013

UN GOBIERNO EN LA ENCRUCIJADA

    El 11 de Septiembre pasado, se celebró en Cataluña una nueva Díada que, lejos de disipar o disminuir el carácter “soberanista” o “rupturista” de la Díada del pasado año 2012, venía a confirmar, si no a reforzar, ese carácter con la formación de una cadena humana en la que participaron millón y medio de personas y que unía simbólicamente los cuatrocientos kilómetros que distan desde el municipio de Le Perthús, en la línea fronteriza entre Francia y España, y el municipio de Vinarós, en la provincia valenciana de Castellón.

            No vamos a decir lo que ya hemos dicho en numerosas ocasiones desde esta misma tribuna de que no existe un “problema catalán” sino un “problema español”, un problema de concepto, estructuración y sentido del estado español, en el que la cuestión catalana, actualmente, es su síntoma más claro y manifiesto. Hoy simplemente vamos a hacer una lectura, por dolorosa que nos resulte, de lo que ha significado esta última Díada y de lo que este gobierno debe hacer.

            La Díada de este año 2013 no ha significado, como algunos pretenden sostener desde el año pasado, un toque de atención de la sociedad catalana al estado español sino por el contrario ha confirmado la fractura  social entre el pueblo catalán y el resto de los pueblos de las Españas. Los motivos de esta ruptura son numerosos  y variados y no están exentos de artificialidades de las que es culpable, y bien digo culpable y no solo responsable, la casta política existente a ambos márgenes del Ebro. No obstante, tampoco me propongo exponer aquí nuevamente cuales son esas artificialidades fomentadas por los políticos para romper la convivencia entre los españoles sino, simple y llanamente, apuntar lo que el actual gobierno tiene que hacer.

            En primer lugar, el gobierno, hoy presidido por Mariano Rajoy, no puede ni debe seguir poniendo paños calientes conduciéndose y manifestándose como si aquí no pasara nada y como si un millón y medio de personas clamando por la secesión de una parte del territorio del estado no significara nada. Es justo y necesario que el gobierno hable claramente a los españoles diciéndoles la verdad, y la verdad es que estamos afrontando una crisis política sin precedentes en nuestra historia. El reconocimiento de la existencia de esa crisis política constituye el primer paso para buscar soluciones.

            En segundo lugar, el gobierno, el actual o el que le suceda, no puede ni debe buscar la solución en la aplicación del artículo 8.1 de la Constitución ya que la solución militar no es aconsejable y sobre todo no es posible. No es posible porque, en puridad lógica, no se puede enviar un ejército a impedir la secesión de un territorio cuando anteriormente se ha ordenado a ese mismo ejército colaborar con los sucesivos movimientos secesionistas que acabaron con la República Federal Yugoslava, tampoco es posible porque si, en cumplimiento de las órdenes recibidas, el ejército logra sofocar el movimiento secesionista tendría que imponer un régimen de ocupación militar que ahondaría en la ruptura social entre los catalanes y el resto de los españoles de una manera irreversible y, finalmente, tampoco es aconsejable porque el tipo de conflicto al que tendría que enfrentarse no es un conflicto político entre estados sino un conflicto visceral entre pueblos que se ha ido generando a través de las últimas décadas por una casta política irresponsable.

            Por último, el gobierno tampoco puede modificar el marco legal y constitucional existente porque entonces toda la legislación quedaría al albur de las manifestaciones de las masas y el Poder Legislativo pasaría de las Cortes Generales a las calles, siempre y cuando estas acogieran manifestaciones multitudinarias teniendo que explicar el gobierno el por qué a unas manifestaciones las hace caso y a otras no.

            Así pues, expuesto lo que no se debe hacer queda por indicar cual es la posible y aconsejable actuación del gobierno ante la cada vez más abierta brecha entre el pueblo catalán y los demás pueblos de las Españas. El actual gobierno del Partido Popular o el que le suceda debe ser consciente de que los términos del debate abierto no son si el modelo de estado debe ser autonómico, centralista, federal o confederal sino que la única cuestión que se debate es si Cataluña quiere ser independiente o no. Dicho esto, y no existiendo marco jurídico que permita la celebración de un referéndum secesionista, el gobierno debe tolerar la celebración, en el año 2014, de un referéndum que convoque a todos los ciudadanos españoles mayores de dieciocho años censados en Cataluña  y en el que clara y directamente se haga una pregunta similar a esta: “¿Desea usted que Cataluña se independice de España?”.

            Asimismo, el gobierno debe manifestar expresamente que, aunque no autorizará la celebración de este referéndum por no existir marco jurídico para el mismo, tolerará su celebración, fomentara la participación haciendo incluso proselitismo a favor del voto negativo a la secesión y, lejos de emplear la violencia para impedirlo, velará porque la paz reine en la jornada electoral. Igualmente el gobierno ha de manifestar que en caso de que el resultado del referéndum sea desfavorable a la separación tal resultado tendría como consecuencia el ostracismo político de los individuos y de las colectividades que lo han convocado y la reorganización del estado en un modelo federal de entidades soberanas indisoluble y lealmente unidas.

            Por su parte si el resultado fuera favorable a la independencia, al gobierno no le quedaría más que aceptar ese resultado y, actuando en consecuencia, emplear el tiempo que mediase entre la celebración del referéndum y la proclamación de la independencia para minimizar todos los perjuicios que dicha independencia pudiera generar a los ciudadanos que quedásemos a este lado de la frontera. Igualmente una vez proclamada esa independencia la misma debería llevar como consecuencia el  más absoluto ostracismo político de los individuos y colectividades que apostaron por la Constitución de 1978 la cual, huelga el decirlo, quedaría derogada por los hechos.

Artículos relacionados: 


 

No hay comentarios:

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog