CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

martes, 30 de enero de 2018

LA JUSTICIA ESPAÑOLA ANTE PUIGDEMONT








            Tal vez sería más apropiado titular el presente artículo como "La administración de Justicia española ante Puigdemont" por no confundir lo administrativo con lo axiológico, el cuerpo con el alma, lo perecedero y corruptible con lo eterno e incorruptible; pues la Justicia significa un ideal perfecto al que todos, individual y colectivamente, deberíamos aspirar mientras que la administración de Justicia es el simple instrumento orgánico, siempre imperfecto, de aplicar unas leyes que, dependiendo del momento y de las circunstancias, pueden aproximarse bastante al ideal de justicia o ser absurdas, injustas e, incluso,  criminales.

            Por otra parte, atendiendo a razones técnicas y sintácticas tal vez hubiera sido más adecuado titularlo, "Puigdemont ante la Justicia Española", pero mucho me temo que no hubiera reflejado, ni siquiera mínimamente, cual es la realidad ante la que nos encontramos en la que, cada minuto que pasa, la justicia española es menos justicia y Puigdemont más President aunque sea de un circo.

            Como es sobradamente sabido, tras los acontecimientos ocurridos en Cataluña durante el mes de Octubre del año pasado, la Audiencia Nacional abrió unas diligencias penales, que luego fueron asumidas por el Tribunal Supremo, contra el President, el Vicepresident y diversos Consellers de la Generalitat de Catalunya y mientras el Vicepresident, Oriol Junqueras y otros Consellers venían a declarar a Madrid y a ejercitar su derecho a la defensa terminando en prisión, don Carles Puigdemont cogía la carretera dirección al paso fronterizo de la Junquera, salía de España y se instalaba en Bélgica realizando con ello una acción que suele llamarse "sustraerse a la acción de la Justicia".

            Tras esta sagaz fuga, que supuso un fracaso más de las fuerzas policiales y de la que ignoramos si hubo algún tipo de conducción acrobática y que lamentablemente no se efectúo en motocicleta para así igualar en emoción, aunque no en resultados, a la protagonizada por Steve McQueen en "La Gran Evasión", la Justicia española puso en marcha su maquinaria decretado una Orden Europea de Detención y Entrega (O.E.D.E.) por los delitos de rebelión, sedición, malversación de caudales públicos, prevaricación y desobediencia. A partir de ese momento los papeles de los protagonistas de esta historia están claros: por un lado esta Carles Puigdemont como el presunto delincuente fugitivo al que hay que poner ante la Justicia y por otro lado los Tribunales y las fuerzas policiales que tienen la obligación de decretar su búsqueda y proceder a su detención, pues a todos los efectos nos encontramos ante un procedimiento criminal que, con independencia de los delitos por los que se esté instruyendo, se debe instruir con los mismos principios que se instruyen las causas contra cualquier ciudadano anónimo. No obstante, es precisamente en ese momento donde la historia se convierte en historieta y la tragedia se rebaja a drama de porteras cuando no, simplemente, torna en comedia.

Si el 3 de Noviembre de 2017, la Audiencia Nacional decreta la O.E.D.E. contra Puigdemont y la misma es recibida en Bélgica, estado que comienza a tramitarla conforme a la legislación vigente haciendo comparecer a Puigdemont ante sus tribunales; poco más de un mes más tarde, el 5 de Diciembre de 2017, el Tribunal Supremo acuerda retirar esa misma O.E.D.E.  por lo que Puigdemont deja de ser un presunto delincuente fugado de la justicia española. Según el argumento, nada creíble, el Tribunal Supremo decide retirar la euroorden porque en Bélgica no existe el delito de rebelión  ni de sedición por lo que de haber accedido a su entrega a España no lo habría sido para que se le juzgase por dichos delitos, todo ello en virtud de los principios de doble incriminación y de especialidad que rigen en cualquier procedimiento de extradición. No obstante, durante este mes de Enero, Puigdemont tuvo la osada temeridad de salir de Bélgica y entrar en Dinamarca durante un par de días para impartir unas conferencias y, obviando el hecho de que los servicios de seguridad del estado deberían haber conocido con la suficiente antelación las intenciones de expresident informando de ellas a sus superiores para que estos obrasen en consecuencia, el Tribunal Supremo decidió no reactivar la O.E.D.E. contra Puigdemont en Dinamarca, país donde sí existe el delito de rebelión.

            Aquí es donde deberíamos empezar a preguntarnos si la Justicia Española hubiera actuado de la misma forma si se hubiera tratado de cualquier otra persona que se sustrae a la acción de la justicia al mismo tiempo que debería plantearse la ilegitimidad moral para hablar de la igualdad ante la ley de todo aquel colectivo con el que la justicia se muestra tan positivamente desigual. Pero hay más, mucho más... La retirada de la O.E.D.E. en Bélgica  ¿Responde realmente a los motivos que se nos han hecho creer?, Si es así ¿Por qué no se reactivó cuando Puigdemont entró en territorio danés?. Mucho me temo que la respuesta a estas preguntas son tan duras como simples, la O.E.D.E. se ha retirado y no se ha reactivado porque la justicia española, que pierde sus "culottes" por complacer a "nuestros amigos" europeos  cada vez que recibe una orden de detención y entrega, se temía fundadamente que iban a ignorar su petición haciendo recordar muy diplomáticamente al gobierno español y a los españoles la consideración que tenemos en Europa y en la Unión Europea: la de "Un pueblo miserable, muerto de hambre y pervertido por cien mil..." personajes del colorín.

            En este caso, la justicia española, y con ella el gobierno y todas las demás instituciones del estado, está haciendo el más espantoso de los ridículos en una comedia bufa en la que Puigdemont ha pasado de President de la Generalitat, a presunto delincuente fugitivo y de presunto delincuente fugitivo a Jefe de Pista circense.

            Por eso es la Justicia Española quien comparece ante Puigdemont y no al revés.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog