CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

jueves, 5 de marzo de 2015

MENSAJE DE DON CARLOS JAVIER DE BORBÓN PARMA CON MOTIVO DEL 10 DE MARZO



 
A mis queridos y leales carlistas.

Con motivo de la conmemoración de Nuestros Mártires este 10 de Marzo, quiero recordar que los perdedores de nuestra Historia  no son sólo los que pagaron con la muerte, la cárcel o el exilio, lo son también los que, como consecuencia de la derrota (la de ellos o la de sus padres), han malvivido en el límite de la subsistencia.

Hemos oído contar a nuestro Padre las peripecias de la vida de don Alfonso Carlos o la de nuestro abuelo don Javier. Vosotros mismos, leales carlistas ¡Cuánto habéis padecido por vuestra lucha junto a nuestra familia! Por todo ello ¡Gracias!

He querido, en este día, traer al recuerdo a estos verdaderos Mártires, porque no podemos tolerar dejarlos caer en el olvido. Quiero, en su honor, recuerdo y memoria, haceros unas reflexiones, tal como he hecho en otras ocasiones, que puedan representar una pauta en nuestra forma de ver y actuar.

En épocas de grandes cambios, muchos buscan las soluciones en volver la vista atrás, conducir mirando exclusivamente el retrovisor. Para avanzar, el retrovisor es importante, pero no suficiente. En España, estamos en una total crisis y degeneración del sistema y, por ello, no es sorprendente que algunos vuelvan a preguntarse "¿Qué piensan ahora los carlistas?".

Ahora, como os decía, vuelve a ser el momento de los ideales si se quiere superar el materialismo individualista. Tampoco nosotros podemos temer las novedades por tener unas fidelidades de larga trayectoria. Muchos de los que marcharon están volviendo.

Hemos de defender la propiedad justa basada en el valor de la persona y de su trabajo, que hoy se olvida en favor de la Ingeniería monetaria. Ya no son tiempos del absolutismo de Estado en nombre de España. Las Españas no deben depender de una minoría que se limita a criticar o aplaudir, sino de un pueblo que piensa.

Y ¿cómo se puede contribuir a recuperar la justicia y la libertad?

En primer lugar, hablando. Hablando y dando a conocer nuestras soluciones:

Las Federalistas.

Las de Subsidiariedad y Autogestión Global.

Las de la Economía y Cohesión Social que defendemos.

Las de la Constitución Política que propugnamos

Las de la Función de la Monarquía.

Los problemas, por difíciles que sean, hay que hablarlos y, en primer lugar, han de hacerlo los máximos responsables. Los que asumen la responsabilidad de ser líderes políticos.

Desgraciadamente, son muchas las personas que esconden sus críticas en el silencio y creen que, con ello, dan razón a su existencia. Hay que romper el silencio, que es una traición. También lo es el no saber escuchar a nuestros compatriotas aunque tengan ideales que no coinciden del todo con los nuestros.

Muchas democracias están en decadencia porque sólo creen en la victoria de la mayoría. La democracia es mucho más que tener el derecho a manifestar la propia opinión, o tener un puñado de representantes más que los demás. Porque si no se trabaja por la comunidad, no se es demócrata.

También es obligación nuestra presentar una Democracia que, más que llenar de discursos, se hace realidad actuando en defensa de los demás, frente a los que sólo se preguntan ¿qué me pasará a mí?, en lugar de decir ¿qué les pasará a todos?. Hay que dar de sí, antes que pensar en sí. Esto es tan real a nivel personal, como a nivel político internacional. Recordemos la frase famosa “quiero tanto a mi patria que no puedo quererla solo a ella”.

Junto con toda nuestra Familia, he querido, con estas reflexiones, hacer patente en este día dedicado a los Mártires que su sacrificio no ha sido baldío, que seguimos en la defensa de nuestros ideales.

Por su memoria y en su recuerdo, una oración.




Carlos Javier de Borbón Parma.
La Haya, 5 de marzo de 2015
Mártires de Zaragoza

viernes, 27 de febrero de 2015

¿QUÉ FUE DE LA DEUDA GRIEGA?




            Tras la victoria en las elecciones griegas del pasado 25 de Enero del 2015 de la coalición Syriza se abrió, al mismo tiempo que un periodo de ilusión en los ciudadanos griegos, un periodo de expectación ante lo que el gobierno presidido por Tsipras pudiera hacer respecto a la enorme deuda que tiene el país balcánico con sus acreedores europeos.

            En un primer momento y tras celebrar la victoria que todo lo iba a cambiar para bien, el gobierno griego ignorando la realidad de su país pretendía imponer a los acreedores sus condiciones ante lo cual éstos amenazaron con no renovar el rescate a finales de este mes de Febrero con lo que Grecia entraría en quiebra y no podría pagar ni las pensiones ni lo sueldos públicos.

            Ante esta amenaza, el gobierno de Syriza ha moderado su postura y ahora ha decidido, esto hay que reconocerlo y llamarlo por su nombre, actuar como "un mal pagador" y, convertido en un auténtico "Caballero de la Tenaza", seguir el consejo del insigne Quevedo practicando "el arte de gastar la prosa y no soltar la mosca": ha pedido una prórroga, ha pedido comprensión y, en definitiva, ha ganado tiempo para no enfrentarse ante el duro muro de hormigón que constituye la dramática realidad económica griega. No obstante, gracias a este españolísimo arte, Grecia ha conseguido prorrogar el rescate hasta el próximo mes de Junio, llegado el cual seguro que habrá una vuelta a empezar con el tira y afloja y... ¡A ver qué pasa!.

            A cambio, el gobierno griego ha tenido que hacer una serie de propuestas a la Comisión Europea que suponen prácticamente el funeral del programa electoral que hizo ganar las elecciones a Syriza pues ha tenido que aceptar no tocar las privatizaciones realizadas por los gobiernos anteriores, reducir el gasto público, paralizar la readmisión de los funcionarios despedidos y modificar el IVA, seguro que al alza. Evidentemente la reducción del gasto público y una hipotética subida del IVA afectara socialmente a toda la población griega ya que lo segundo supondrá una subida generalizada de los precios y lo primero implicará, aunque se diga lo contrario, mas paro y menos poder adquisitivo para los griegos porque la única forma de reducir sensiblemente el gasto público es reduciendo el gasto en la administración, bien despidiendo funcionarios o bajándoles el sueldo así como recortando en las pensiones, o reduciendo el gasto en obras públicas de nueva construcción o en el mantenimiento de las existente lo cual se traduce en menos empleo. En definitiva, la reducción del gasto público llevara a un mayor empobrecimiento de la población griega y a su vez a una mayor necesidad de gastos sociales para los cuales el gobierno de Tsipras no tiene dinero y, por tanto, no podrá cubrirlos.
           
Por su parte la promesa de luchar contra la corrupción, el fraude fiscal y el contrabando están muy bien, pero aunque esta lucha tuviera un elevado porcentaje de éxito jamás sería este del cien por cien y, aun en ese caso, no supondría una recaudación suficiente para llevar a cabo el programa electoral de Syriza y, al mismo tiempo, hacer frente al pago de la deuda.

            En definitiva, todas las esperanzas en una mejoría social que los griegos pusieron en Syriza y en su líder Tsipras parecen diluirse dejando claro que durante la campaña electoral Syriza hizo gala de un excesivo e irreal optimismo o, simplemente, mintió al pueblo griego.

            Por otra parte, y con independencia de quién gobierne en Grecia, ¿Cual va a ser el final de esta situación?. Ese es el quid de una cuestión que por compleja no deja de ser interesante ya que la situación se reduce a la siguiente: un deudor que no puede pagar sus deudas aunque se lo proponga  y lo desee y unos acreedores que saben que no van a cobrar lo que se les debe. Ante esto entran en juego varios factores, el primero es que los acreedores (bancos y gobiernos europeos) deben salvar la cara ante sus accionistas y gobernados los cuales podrían preguntarse el por qué se hicieron sucesivos prestamos a un prestatario que carecía de fiabilidad y solvencia y el segundo es que los gobernantes griegos tienen que salvar la cara ante su pueblo al que se la ha prometido un paraíso imposible donde todo era posible, incluso el no pagar y seguir recibiendo dinero prestado.

            Los acreedores, que en su fuero interno ya saben que no van a cobrar el cien por cien de lo que les debe Grecia y que hasta ahora han jugado a apretarle las tuercas para que vaya soltando algo de lo que les debe tampoco pueden permitirse el lujo de llevar al deudor al suicidio pues entonces no cobraran nada, de esta forma, lo más seguro es que manteniendo el palo en alto mitiguen los intereses de la deuda, lo cual ya supondría una quita y concedan a Grecia mucho más tiempo para pagar el principal que debe. Con ese mayor tiempo el gobierno griego ganará alguna libertad de maniobra a efectos de aliviar el padecimiento de los ciudadanos aunque todavía les queda mucho por sufrir mientras que ambas partes lograran que la atención que hoy se centra en Grecia se vaya diluyendo para llegar a un final, aún muy lejano, donde el acreedor  tal vez haya recuperado un elevado porcentaje de lo prestado (perdiendo la totalidad de los intereses y quizás algo del principal) y solo alguien, en alguna reunión de amigos, suelte al aire el comentario de "por cierto ¿Qué fue de la deuda griega?".

jueves, 19 de febrero de 2015

PARAÍSOS FISCALES O TERRITORIOS PIRATA



            Como consecuencia de la publicación por un medio digital de parte de la llamada "lista Falciani" se ha vuelto a hablar de los llamados "Paraísos Fiscales" como si fueran unos territorios donde uno puede llevar su dinero y no tributar ni un solo céntimo, pero los "Paraísos Fiscales" entendidos como territorios exentos de toda tributación prácticamente no existen ya que la mera existencia de impuestos indirectos hace que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considere que el territorio en cuestión ya no es un "Paraíso Fiscal".

            Los verdaderos "Paraísos Fiscales" no son aquellos territorios o estados soberanos donde no existen impuestos sino aquellos que poseen una total opacidad en su gestión bancaria, se niegan o entorpecen sistemáticamente el intercambio de información a efectos fiscales con otros países y permiten a los no residentes beneficiarse de rebajas impositivas aun cuando no desarrollen efectivamente una actividad en el país. Estas tres características se justifican y amparan en la existencia de severas leyes que garantizan el "Secreto Bancario" y una rígida protección de datos personales.

            Existe un listado de la OCDE en el que se relacionan los territorios y estados que se consideran "Paraísos Fiscales" aunque, no obstante, países como España y Argentina también tienen su propio listado diferente y/o más amplio al que proporciona la OCDE. ¿A qué es debido esta notable diferencia entre el listado de la OCDE y la de España o Argentina?. La respuesta a esta pregunta no puede ser más simple y se encuentra en los propios estados integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y en la realidad de quienes constituyen los "Paraísos Fiscales".

            Los "Paraísos Fiscales" están integrados por dos entidades claramente diferenciadas: la primera sería la formada por estados soberanos, reconocidos internacionalmente y la segunda estaría constituida por territorios ultramarinos pertenecientes o administrados por potencias metropolitanas. En el primer caso (Mónaco, Andorra, Suiza, Granada, Belize, etc...) nos encontramos con estados de muy poca extensión geográfica, la mayoría de los cuales podrían considerarse estados de opereta que son económicamente imposibles por carecer de recursos naturales propios y por poseer escasa capacidad industrial, agrícola o ganadera por lo que basan su economía en la prestación de diversos servicios financieros y bancarios a personas y empresas de todo el mundo constituyendo los mencionados servicios su verdadero Producto Interior Bruto. En el segundo caso nos encontramos ante posesiones territoriales (Gibraltar, Curaçao, Aruba, Isla de Man, Guernesey, Puerto Rico, etc...), de potencias metropolitanas, que son o en su día fueron grandes imperios como la Gran Bretaña, Holanda o los propios Estados Unidos de América, y que de ser estados independientes serían estados económicamente imposibles y a los que la potencia a la que pertenecen les permite tener regímenes fiscales especiales y prestar ciertos servicios financieros y bancarios con el objeto de conseguir que sean económicamente autosuficientes y así no tener que cargar con el enorme coste que, de otra manera, supondría su mantenimiento.
            
Es precisamente el hecho de que la mayoría de los "Paraísos Fiscales" sean territorios pertenecientes a grandes potencias metropolitanas e integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico como Gran Bretaña o Estados Unidos, lo que hace que dicha organización solo considere "Paraísos Fiscales" a Nauru y Niue mientras que considera que otros importantes "Paraísos Fiscales" como Gibraltar, la Isla de Man o Puerto Rico están comprometidos con la realización de una mejora en la transparencia e intercambio de información aunque tal mejora jamás termine de materializarse.

            En el supuesto caso de que la Comunidad Internacional desease  acabar verdaderamente con estos "Paraísos Fiscales" nada resultaría más fácil pues bastaría con que las organizaciones internacionales les instasen, no a tener un sistema fiscal concreto, cosa que iría claramente contra todo principio de soberanía e independencia, sino a abandonar el secreto bancario y a colaborar activamente en el intercambio de información con el resto de los países con el apercibimiento de, que de no hacerlo, se les consideraría excluidos del Derecho Internacional y se les podría considerar como "Territorios Pirata" pudiendo ser objeto sus bancos, sus ciudadanos y las empresas en ellos domiciliadas de todo tipo de sanciones, embargos de bienes en el extranjero y "asaltos informáticos" a sus bases de datos. Es decir, darles el mismo tratamiento que en el siglo XIX se daba a los buques declarados "piratas" y utilizando la misma táctica que se usó en la lucha contra la piratería en los siglos XVIII y XIX que se basaba en la idea de que "al corsario se le combate de forma corsaria". Esto, que parece una propuesta muy radical, no debe escandalizar a ningún lector porque ya hace unos años se descubrió que Alemania había pagado más de un millón de Euros a un informático, Lutz Otte, por violar la seguridad informática de los bancos suizos y robar los datos de evasores fiscales alemanes y la actual utilización por el estado español de los datos proporcionados por Falciani, no es más que el aprovechamiento por el mismo de una información conseguida de manera ilícita según la legislación suiza y que, conforme al artículo 197 del vigente Código Penal español, constituye un delito de descubrimiento y revelación de secretos penado hasta con siete años de prisión.

            Para terminar, es de indicar, que a tenor de lo expuesto anteriormente, los "Paraísos Fiscales" existen fundamentalmente porque son tolerados por todo el mundo y porque no existe un verdadero interés en acabar con ellos al resultar en ocasiones muy útiles a no pocos estados y a sus servicios secretos para financiar operaciones políticas y militares encubiertas por lo que en esta materia no es de esperar nada más que, de vez en cuando, salgan algunos escándalos que haga que los dirigentes mundiales y miembros de la casta política se rasguen las vestidura y se mesen los cabellos pero que no tomen jamás medidas realmente eficaces para acabar con ellos.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog