CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

viernes, 21 de noviembre de 2014

A VUELTAS CON EL SANTO GRIAL



           
Portada del libro "Los Reyes del Grial"
La reciente publicación, por la editorial "El Reino de Cordelia", del libro titulado "Los Reyes del Grial" escrito conjuntamente por Margarita Torres Sevilla y por José Miguel Ortega del Rio así como el éxito que ha obtenido entre los lectores ha vuelto  a levantar el interés popular, jamás extinguido, por las leyendas artúricas y la interminable búsqueda emprendida por los Caballeros de la Tabla Redonda.

            En realidad "Los Reyes del Grial" no es ni una novela ni un libro de aventuras sino un estudio histórico y científico que pretende demostrar, a la luz de unos documentos encontrados tras las revueltas árabes en la biblioteca de la universidad egipcia de Al-Azhar, que el cáliz que fue utilizado en la Última Cena por Nuestro Señor Jesucristo llegó al Reino de León como regalo del Califa fatimí de Egipto al Rey de Denia y de éste al Rey de León, Don Fernando I (1037-1065). Por tanto, los autores de "Los Reyes del Grial" entran en contradicción y vienen a discutir la, hasta ahora, indiscutible autenticidad del "Santo Cáliz de Valencia", que durante mucho tiempo fue considerado como el auténtico recipiente que contuvo la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

            Si bien es cierto que los documentos que sirven de base a los autores para su investigación y para la redacción del libro ponen de manifiesto que en el Siglo X se veneraba por los fieles cristianos un Cáliz al que se tenía como el utilizado por Jesucristo en la Última Cena y que éste se encontraba custodiado en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, de tales documentos y afirmaciones no sé puede deducir sin duda alguna que tal Cáliz fuera el verdaderamente utilizado en la Última Cena a causa de los casi mil años transcurridos desde ésta hasta las primeras referencias documentales del mismo.

            No obstante, lo que sí parece no dejar lugar a dudas la documentación utilizada por Margarita Torres y José Miguel Ortega es que el Cáliz venerado en su momento en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén fue regalado al Rey Fernando I de León por el Rey de la Taifa de Denia y es el mismo que se custodia actualmente en la Basílica de San Isidoro de León pero, como ya hemos indicado anteriormente, tal extremo no significa que, a ciencia cierta, tal Cáliz fuera el verdaderamente utilizado en la Última Cena y, por tanto, una reliquia auténtica. Más aún, es extremadamente discutible la identificación del Cáliz de la Última Cena con el famoso Grial por innumerables motivos.

            La primera aparición del Grial en la literatura europea tiene lugar entre los años 1181 y 1191 en un romance titulado "Perceval o El Cuento del Grial" cuyo autor es Chretíen de Troyes. En dicha obra el Grial, al que no se le califica de santo, aparece ante los ojos del protagonista durante una cena en el "Castillo del Rey Pescador"  presentándose en una procesión en la que desfilan "una lanza que gotea sangre, un cosa muy santa que se denomina Grial y un plato". El hecho de que no se describa el Grial y se mencione también la presencia de un plato en la procesión que observa Perceval debería excluir la interpretación etimológica según la cual la palabra "Grial" procede del latín "Gradalis" que significa escudilla, bandeja o plato porque si ya estaba presente un plato en la procesión del Castillo del Rey Pescador ¿Por qué iba a introducir el autor de "El Cuento del Grial" otro plato más específico al que se le denomina por el nombre propio de "Grial"?.

            La dimensión cristiana del Grial y su identificación con el Cáliz de la Última Cena no aparecerá hasta varios años después de la obra de Chretién de Troyes y será Robert de Boron en su obra "José de Arimatea y La Historia del Grial" quien calificará al Grial de Santo y lo identificará como el Cáliz de la Última Cena que, posteriormente, servirá para que José de Arimatea recoja la sangre que mana del costado de Nuestro Señor Jesucristo como consecuencia de la herida que le causa Longinos con su lanza mientras esta prendido en la cruz.

            Así pues, no existen datos científicos, ni lingüísticos, ni históricos que justifiquen a ciencia cierta que el Grial al que hace referencia Chretién de Troyes en "Perceval o El Cuento del Grial" sea realmente el Cáliz de la Última Cena por lo que, aun en el caso de que se llegase a probar que el Cáliz de Doña Urraca que se encuentra en la Basílica de San Isidoro de León (o el Santo Cáliz de Valencia) fue el que estuvo presente en la Última Cena y que sirvió en la primera Eucaristía, ello no probaría que dicho Cáliz y el Grial mítico sean la misma cosa.

            Mientras que el Cáliz de la Última Cena constituye, con independencia de su autenticidad o no, una reliquia venerada por la fe de los creyentes, que es la que en último extremo la viene a autentificar y a legitimar; el Grial en la actualidad sigue siguiendo un misterio inmaterial que tal vez simbolice un camino místico en la  búsqueda sin fin de un mundo ideal.

martes, 11 de noviembre de 2014

TRAS EL 9-N: ¿ENCUENTRO O DESENCUENTRO?


         
El pasado Domingo 9 de Noviembre, algo más de dos millones  trescientos mil catalanes acudieron a su cita con las urnas a pesar de la suspensión cautelar impuesta por el Tribunal Constitucional lo que ha abierto una nueva y amplia polémica, totalmente estéril y fuera de lugar, sobre si se debía haber intervenido o no para impedir la consulta.

            Los resultados de la consulta dan lugar a una muy amplia interpretación, pero un hecho es incuestionable: la jornada fue un éxito para los convocantes porque consiguieron movilizar a más de dos millones de personas sin que ocurriera ningún incidente reseñable. Por el contrario es un importante fracaso para el gobierno que preside el señor Mariano Rajoy quien, después de casi un año repitiendo la salmodia de que el referéndum no se iba a celebrar, se ha tenido que tragar sus palabras y recurrir a eufemismos para intentar convencer a la ciudadanía de que lo que estaba ocurriendo en Cataluña durante el Domingo 9 de Noviembre, sencillamente no estaba pasando.

            Por lo que se refiere a todos los demás aspectos de la consulta, sinceramente, no creo que se pueda calificar la celebración de la misma ni de éxito ni de fracaso. La consulta, que no ha sido nada más que una manifestación sintomática de un problema no resuelto y que arrastra el estado español desde hace dos siglos, ha abierto cierta fractura social y política por el tratamiento que se le ha dado durante los dos últimos años por ambas partes, pero especialmente por la de este lado del Ebro (escribo desde Madrid)  que ahora es preciso cerrar satisfactoria e inteligentemente.

            Los resultados de la consulta y que han sido publicados por la Generalitat no pueden dejar lugar a dudas, la participación ha sido de algo más de dos millones trescientos mil electores lo que supone un 37 por ciento de las personas convocadas a las urnas significando que un 63 por ciento de los catalanes decidieron quedarse en casa. De esos dos millones trescientos mil catalanes que votaron el Domingo, 1.861.000 optaron clara y decididamente por la independencia, lo que supone un 80 por ciento de los sufragios emitidos, por el contrario 232.000 votantes, el 10 por ciento de los sufragios, optaron por manifestarse a favor de que Cataluña sea un estado pero no independiente y 104.000 votantes, el casi 5 por ciento de los sufragios, optaron claramente en contra de la independencia.  Aquí surge una importante cuestión que los convocantes de la consulta no querrán reconocer y que el gobierno del Partido Popular, caracterizado por una total incompetencia política, no sabrá ver que es que el referéndum convocado en Cataluña no ha sido ni clarificador ni decisor de ninguna situación.

El hecho de que el referéndum se haya celebrado con las carencias que lo ha hecho a causa de la ceguera del gobierno que se negó a autorizarlo, ha provocado que no haya existido campaña ni movilización alguna a favor de las dos posibles respuestas contrarias a la independencia por lo que la suma de los 336.000 votos obtenidos por los contrarios a la separación y que suponen casi un 15 por ciento de los sufragios emitidos son de una significación muy importante lo que, unido al elevado índice de abstención a pesar de que a este referéndum estaban convocadas personas que no tienen derecho al voto conforme a la legislación electoral estatal, implica que con Cataluña y los catalanes aún existe una posibilidad de concordia y entendimiento si todavía existiera entre toda la casta política un solo hombre de estado. 

            En primer lugar, el gobierno debe asumir, al menos íntimamente y en privado, que el 9 de Noviembre pasado ha hecho el ridículo y paralizar todo intento de sancionar penalmente a los convocantes y participantes en el referéndum catalán porque no solo sería políticamente contraproducente y dificultaría toda posibilidad de diálogo sino que además supondría poner a las instituciones del estado a los pies de los caballos ya que si el sacar las urnas a la calle era un delito fue un delito flagrante ante el cual las autoridades judiciales y policiales debían haber actuado sin pararse a valorar consecuencias políticas ya que, como estas mismas instituciones no dejan de manifestar constantemente, no pueden ni deben meterse en política siendo su función el limitarse a cumplir y hacer cumplir las leyes y las resoluciones judiciales.

            En segundo lugar, el gobierno ha de favorecer el inicio de un proceso constituyente al final del cual no solo se redacte una nueva constitución sino que en la misma se cierre de una vez por todas el tema de la organización territorial del estado bajo la forma de un estado federal integrado por entidades soberanas, se fije la forma de estado y se sienten claramente las pautas a seguir en materia de política exterior ya que el posible desarrollo de la misma podría vaciar de contenido la federación haciendo resurgir nuevamente las tensiones territoriales (1). 

            Estas dos cosas son, a mi modesto parecer, las que se deberían empezar a hacer sin demora siendo las graves cuestiones a dilucidar las de si el gobierno que hoy preside don Mariano Rajoy tendrá la altura  de miras de dar vía libre al proceso constituyente y si los viejos partidos que construyeron el fracasado  régimen de 1978 y que hoy están totalmente salpicados de casos de corrupción son instrumentos válidos y dignos de participar en dicho proceso.




















(1) No sería la primera vez que un estado suscribe un tratado internacional que afecta a su legislación interna y especial y concretamente a algún territorio el cual, lógicamente, se podría sentir seriamente agraviado. 

martes, 4 de noviembre de 2014

CRÓNICA DE LA VISITA DE DON CARLOS JAVIER DE BORBÓN PARMA A SANTIAGO DE COMPOSTELA (GALICIA)

Don Carlos Javier de Borbón Parma en el Altar Mayor de la Catedral de Santiago de Compostela

Desde el Colectivo Carlista Carlistes Valencians se nos ha hecho llegar la crónica del viaje realizado por don Carlos Javier de Borbón Parma a Santiago de Compostela (Galicia) los pasados días 23, 24 y 25 de Octubre del presente año 2014 la cual reproducimos íntegramente a continuación:


24 y 25 de octubre de 2014




VISITA DE DON CARLOS JAVIER DE BORBÓN PARMA  A SANTIAGO DE COMPOSTELA  (GALICIA)


         A partir del mediodía del jueves 23, y por diversos medios de transporte,  comenzaron a llegar a Santiago carlistas de diversas tierras de las Españas: Andalucía, Castilla, León, Euskadi, Valencia, Catalunya, Navarra, Rioja,  Madrid…  Don Carlos  Javier llegó al aeropuerto de Lavacolla a primera hora de la noche.

         El viernes por la mañana  se iniciaron los actos programados  realizando un encuentro con la prensa  en el Hotel Hesperia Peregrino. Posteriormente se celebró un debate en el que, junto a Don Carlos Javier, participaron:  Xosé Luis Barreiro, exvicepresidente de la Xunta, Antón Baamonde, periodista y profesor de filosofía, Luís Alvarez  Pousa, catedrático de periodismo y Xaime Subiela, politólogo y exdecano del Colegio de Sociólogos de Galicia.  El encuentro se centró inicialmente en la situación general de Galicia  y el planteamiento territorial de las Españas. Posteriormente se pasó a debatir diversos aspectos de la política española: la participación ciudadana, los movimientos alternativos al sistema de partidos, los valores éticos y morales en la sociedad civil, la validez de la actual Constitución,  la integración europea,… El debate, que se prologó durante casi tres horas, concluyó con un agradecimiento personal de don Carlos Javier a los ponentes  y una pregunta abierta: ¿Cómo es posible que contando la actual sociedad con los mejores medios humanos y económicos de la historia no hayamos sido capaces de solucionar el problema de la justicia social?

         A primera hora de la tarde se realizó una visita al casco histórico de la ciudad. El recorrido concluyó en la iglesia de Santo Domingo de Bonaval, Panteón de Gallegos Ilustres. Don Carlos Javier, junto al resto de carlistas y amigos que le acompañaban, rindió un  homenaje a Alfredo Brañas (1859-1900).  Brañas es el primer referente histórico del galleguismo. Propició,  desde sus presupuestos y militancia carlista, un acuerdo de unidad entre las diferentes tendencias que propugnaban,  a finales del siglo XIX, la recuperación de las libertades y la cultura gallegas. Las actividades desarrolladas por Alfredo Brañas  constituyeron el punto de partida de la movilización del galleguismo. Sus restos reposan junto a los de Rosalía de Castro y Castelao.

         A media tarde, y hasta la hora de la cena,  don Carlos Javier mantuvo una larga reunión de trabajo junto con  los Vicecancilleres de la Real Orden de la Legitimidad Proscrita.  Como quedaron pendientes algunos puntos a tratar  a  la mañana siguiente se reanudó  el encuentro con los Vicecancilleres.

         Don Carlos Javier de Borbón Parma presidió, en la catedral compostelana,  la Misa del Peregrino, que fue una de las más peculiares de los últimos tiempos, según un diario local. Acompañado por representantes del Carlismo gallego y los Vicecancilleres, don Carlos Javier se situó en el lado del Evangelio. Asistieron  también a la Eucaristía el Ministro de Cultura de Hungría, el Alcalde de Santiago, embajadores, otras autoridades… y diversos grupos de peregrinos de España, Europa y América. 

         Manuel Rego Nieto, histórico dirigente del Carlismo en Galicia, leyó la Invocación al Santo. Lo hizo en gallego –el único momento en toda la ceremonia en que se utilizó la lengua propia- y en castellano.  Ante la tumba del Apóstol “los carlistas aceptamos el compromiso de trabajar por una sociedad más humana y más justa, donde los valores sociales nos unan en  un gran proyecto de trabajo comunitario, donde la sociedad sea participativa. Trabajamos por una España federal, en donde se respeten las leyes, las tradiciones, la lengua, costumbres y cultura que define a cada uno de sus territorios”.

         El celebrante, en respuesta a la Invocación leída por Manuel Rego,  saludó en primer lugar a Don Carlos Javier, “desde Carlos María Isidro a Carlos Hugo”,  actual titular de la Dinastía. Presentó al Carlismo como un  movimiento de hondas raíces históricas y populares, pero con una “profunda vocación de futuro”.  El espectacular y sobrecogedor vaivén del “Botafumeiro”,  cruzando el transepto de la Catedral, puso fin a la celebración.

         Concluida la Misa del Peregrino don Carlos Javier departió con el resto de autoridades presentes y con numerosos peregrinos que se acercaron a saludarle, entre ellos un grupo de caballeros templarios de Ponferrada  ataviados con sus uniformes.

         En el acto de imposición de Cruces seis nuevos caballeros pasaron a formar parte de la ROLP.  Un joven carlista gallego leyó, en su lengua, el juramento de fidelidad al Abanderado. Se otorgaron cruces a tres gallegos, un riojano, un valenciano y un navarro. En el discurso de bienvenida, Manuel Rego saludó a Don Carlos Javier “con el deseo de que sigáis con el compromiso adquirido al fallecimiento de vuestro Augusto padre, recorriendo todos y cada uno de los Pueblos  …/… os tenemos por el legítimo heredero de una Dinastía que prefirió vivir en el destierro, como muchos de vuestros leales, antes que claudicar ante las oligarquías económicas, políticas, militares y hasta eclesiásticas”. Rego concluyó su intervención  con el final del Himno Gallego: “Mais soio os iñorantes e féridos e duros, imbéciles e escuros, non vos entenden, non”.

         El acto de imposición acabó con un discurso de Don Carlos Javier, que ya sido ampliamente difundido.

         Por la tarde, se celebró el último de los actos programados, la asamblea general de la Asociación “16 de abril”, entidad que da cobertura legal a la Real Orden.

         Inicialmente también estaba programada  la visita de Dª Ana María. Pequeños problemas de salud de la infanta Cecilia María  impidieron que el matrimonio compartiera el viaje. Carlistes valencians,  desde estas páginas,  deseamos una rápida  recuperación de la pequeña y enviamos nuestros respetuosos saludos a Dª Ana María. Notamos su ausencia.
 

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog