CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

viernes, 6 de diciembre de 2013

SIMBOLISMO

Siento defraudar a aquellos que, a tenor del título del presente artículo, se crean que van a leer algún comentario sobre el movimiento artístico que, como contraposición al realismo y al naturalismo, nació a finales del Siglo XIX con la publicación de “Las Flores del Mal” de Charles Baudelaire porque el presente texto va a versar sobre un tema más prosaico y menos artístico cual es la vigente Constitución Española de 1978 de la que hoy, precisamente, se cumplen treinta y cinco años de su aprobación en referendum por el pueblo español.    
       
El 6 de Diciembre de 1978, el pueblo español era convocado, conforme a la Ley de Referéndum Nacional de 1945, a un plebiscito para dar o no su beneplácito en bloque a un texto legal integrado por 169 artículos y que sería la médula espinal de la estructuración del nuevo estado postfranquista y la garantía de todos los Derechos y Libertades ciudadanas.

            A pesar de ser aprobada por una incontestable mayoría de los ciudadanos que participaron en el referéndum, la Constitución de 1978 nacía enclenque y capitisdisminuída porque toda su aplicación efectiva quedaba a merced de la posterior y arbitraria voluntad política de aplicarla así como de la redacción ulterior de Leyes Orgánicas y de sus consiguientes reglamentos y finalmente de interpretaciones jurisprudenciales de los tribunales de justicia viéndose manipulada y restringida en todos sus aspectos en cada una de las fases de su supuesto desarrollo. Así, junto a Derechos Fundamentales que jamás se han aplicado como el Derecho a una Vivienda Digna o el Derecho al Trabajo existen derechos que se han visto o se están viendo reducidos como el Derecho de Manifestación y de Expresión o títulos enteros, como el Título VIII referente a las autonomías, que si en un principio no existía interés político en desarrollarlo y aplicarlo se ha terminado convirtiendo en un problema estructural del estado.

            No obstante, la Constitución de 1978 ha sido desde su promulgación, el 29 de Diciembre de 1978, hasta hace poco más de cinco años el mayor éxito de la propaganda política institucional desde la no menos exitosa campaña propagandística  ideada por Manuel Fraga con motivo de los “XXV Años de Paz”. Desde el principio de su vigencia, la Constitución de 1978 ha sido presentada a la generalidad de los ciudadanos como un texto jurídico perfecto que toda demanda justa amparaba, todas las libertades protegía y la paz entre los españoles mantenía pretendiendo difundir la idea de que no había otra Carta Magna mejor y equiparándola a cualquier texto sagrado de revelación divina como el Corán, la Torah o la Biblia. Durante más de dos décadas, todos aquellos que cuestionaban las bonanzas del texto constitucional incidiendo en las manifiestas contradicciones existentes entre lo expresado en él y su aplicación y efectos prácticos o que reclamaban la apertura de un proceso constituyente o de reforma constitucional eran tildados sin misericordia alguna por los medios de comunicación de “ultras”, “radicales”, “violentos” y “alteradores de la paz civil”.

            Hoy, como suele ocurrir siempre porque “se puede engañar todo el tiempo a poca gente o poco tiempo a toda la gente, pero jamás se puede engañar a todos todo el tiempo”, la realidad se ha terminado imponiendo a la propaganda la cual no ha podido evitar que todas las contradicciones constitucionales hayan salido a la luz pública poniendo de relieve que las consideradas por algunos juristas como “las reglas del juego” no estructuraban un estado sino que simplemente reglamentaban una tahurería y que, treinta y cinco años después, los españoles tiene menos derechos sociales y tal vez políticos que antes de entrar en vigor la actual Constitución.

            Hubo un tiempo que se evitó por todo los medios el favorecer que se hicieran bromas sobre la Constitución de 1978 llegándose al extremo de que Su Excelencia el Jefe del Estado la sancionó el día 29 de Diciembre de 1978 en vez del día 28 del mismo mes y año para que no coincidiera con la festividad de los Santos Inocentes y así evitar que se inmortalizara en la historia con el sobrenombre de “La Inocentada” o “La Inocenta” al igual que la Constitución de 1812 paso a denominarse popularmente como “La Pepa” por promulgarse el día de San José, 19 de Marzo, de 1812. Actualmente ninguna instancia política o institucional se preocupa de las bromas a costa de la Constitución de 1978 pudiéndola denominar popularmente “La Cuestioná” porque esta Constitución esta en entredicho y ampliamente cuestionada por el pueblo español. Está cuestionada por los republicanos que desean una forma de estado republicana, la cuestionan los nacionalistas que quieren la secesión de una parte del territorio nacional, la cuestionan quienes proponen como solución la recentralización filofranquista del estado y, finalmente, la cuestionamos quienes rechazamos la actual Jefatura del Estado y exigimos un estado federal.  
         
Igualmente, hubo un tiempo en que por toda la geografía española proliferaban las calles y plazas dedicadas a la Constitución de 1978 así como homenajes, conmemoraciones y monumentos siendo el más conocido la escultura situada en los Jardines del Museo de Ciencias Naturales de Madrid y que con forma, según se mire, de cubo o dado puede considerarse premonitorio de la falta de previsión y del azar que ha caracterizado la vida política española en el actual periodo constitucional. En este sentido más simbólico resulta el monumento erigido en el madrileño barrio de Aluche porque resulta un simbolismo de todos los avatares políticos sucedidos en nuestro país tras la muerte de Franco.

En 1982, la Junta Municipal de Latina acordó plantar en el entonces llamado “Parque Arias Navarro” y hoy denominado “Parque Aluche” un abeto que sirviera de homenaje a la Constitución de 1978 a la par de que ocultara la personalidad del que fuera conocido como “Carnicerito de Málaga, dicho abeto estaría rodeado por un alcorque de ladrillo blanco que contendría una placa alusiva a la Constitución y a las libertades. Durante los años siguientes y hasta principios de los años noventa del siglo pasado, como si fuera una tradición que coincidía con la fecha de la conmemoración constitucional del seis de Diciembre, el árbol era cortado por toda clase de personas desafectas al actual régimen con gran indignación de numerosos vecinos que de forma prácticamente inmediata procedían a plantar uno nuevo instaurándose entre ambos colectivos una cómica relación de acción-reacción en la que unos plantaban y otros cortaban y viceversa. Con el transcurso de los años y ya entrados en el Siglo XXI, el afán talador de unos desapareció y con él, evidentemente, el afán plantador de los otros empezando aparentemente a crecer en paz el último de los abetos plantados hasta que hace unos meses y, sin que mediara ninguna causa externa, culminó un proceso degenerativo de putrefacción por corrupción desde las raíces que no admitía tratamiento botánico alguno y el árbol murió irremediablemente siendo retirado por operarios municipales.

Lo ocurrido con este árbol representa fiel y exactamente la situación en la que se encuentra la actual Constitución Española a pesar de toda la propaganda que aún se difunde: esta grave e irreversiblemente enferma desde sus orígenes y su enfermedad no tiene tratamiento por lo que lo único que se puede y debe hacer es certificar su defunción así como la del régimen político que ha pretendido constituir.

No hay comentarios:

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog