CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

lunes, 16 de noviembre de 2009

TÓPICOS Y ERRORES COMUNMENTE ACEPTADOS SOBRE LA GRAN GUERRA

Si bien se dice que “la primera víctima de una guerra es la verdad” no se puede negar que la Gran Guerra es de todas las guerras del Siglo XX las que más tópicos y errores generalmente aceptados y elevados a dogmas históricos ha generado fruto, sin duda, de la ausencia de estudios serios y profundos que contrastan con la gran cantidad de historiografía existente sobre “su hija legítima” la II Guerra Mundial.

El primer tópico y error sobre la Gran Guerra (1914-1920) lo constituye la fecha de su finalización que todos los manuales de historia sitúan en el año 1918, cuando realmente lo único que se produjo ese año, concretamente el 11 de Noviembre a las 11.00 horas de su mañana, fue la entrada en vigor de un Armisticio que daría lugar al famoso parte de guerra que rezaba “Sin novedad en el frente Oeste” y que suponía simplemente un “Alto el Fuego”, pero en ningún caso el final de la guerra como demuestra el hecho de que, por ejemplo, el ejército francés no se desmovilizara hasta el año 1920 y que incluso, durante las discusiones del Tratado de Versalles, amenazara con reanudar la guerra y avanzar hacia Berlín para presionar a la Delegación Alemana. En este sentido es de indicar que, al menos hasta la II Guerra Mundial, la Guerra era una situación excepcional pero jurídicamente reglamentada que comenzaba con una “Declaración de Guerra” y concluía con un “Tratado de Paz” no firmándose el último tratado de paz de la I Guerra Mundial hasta el 10 de Agosto de 1920.


Otro error generalmente aceptado es que el hundimiento del Lusitania, el 7 de Mayo de 1915, fue la causa de la entrada en la Gran Guerra de Estados Unidos cuando lo que únicamente produjo dicho hundimiento fue la aparición de un sentimiento anti-germano en la sociedad norteamericana, seguramente avivado por la Embajada Británica y el Servicio Secreto de Su Majestad, pero en ningún caso la declaración de guerra al Imperio Alemán, que no se produjo hasta el 6 de Abril de 1917, es decir, casi dos años después del trágico hundimiento del famoso buque. Desde el inicio del conflicto armado en Agosto de 1914 Estados Unidos siempre se había mostrado muy preocupado por la guerra submarina y la limitación a la libertad de navegación que la misma podía suponer, pero jamás se mostró hostil al Imperio Alemán permitiendo incluso que submarinos alemanes desarmados atracasen en puertos norteamericanos y embarcaran productos de primera necesidad para la población alemana. Ni siquiera la entrega a los norteamericanos por parte de los británicos del llamado Telegrama Zimmermann, en Enero de 1917, en el que el Gobierno Imperial Alemán ofrecía a México apoyo económico y militar así como la devolución de los territorios de Texas, Nuevo México y Arizona si éste atacaba a Estados Unidos en caso de se produjera una declaración de guerra a Alemania animó a los estadounidenses a declarar la Guerra a los Imperios Centrales.


El único y cierto motivo de la declaración de Guerra de los Estados Unidos de América a los Imperios Centrales, al Imperio Turco y a Bulgaria el 6 de Abril de 1917 fue que la intensificación de la guerra submarina por parte del Imperio Alemán en ese año llevó a Inglaterra y a Francia al borde de la derrota militar, lo que hubiera provocado el impago de todos los enormes préstamos concedidos por Estados Unidos a las potencias de la Entente y una enorme crisis económica y social en Norteamérica. Incluso hay autores que mencionan una dramática entrevista en la Casa Blanca entre el embajador británico en Washington y el presidente Wilson en el que ante la negativa de éste último a entrar en guerra, el primero terminó la conversación sacando del bolsillo de su chaqueta un cuaderno donde constaban las cantidades debidas a Estados Unidos en diversos conceptos desde el inicio de la guerra y diciendo al presidente norteamericano “Podemos aguantar un mes mas, tras el cual habremos perdido la guerra y entonces… ¡A ver quien les paga a ustedes esto!”.


Finalmente, el gran tópico sobre la I Guerra Mundial es la creencia generalizada y académicamente fomentada, de que el único tratado de paz que puso fin a la guerra fue el Tratado de Versalles, cuando realmente hubo cinco tratados de paz no menos importantes y que no iban a tener menos dramáticas consecuencias que el tan mencionado Tratado de Versalles. Dichos Tratados de paz fueron:


- El Tratado de Versalles, firmado el 28 de Junio de 1919 entre los Aliados y Alemania. En virtud de este tratado Alemania perdía todas sus posesiones en África y Asia, era dividida en dos por la ciudad libre de Danzing que quedaba bajo control polaco como asimismo era incorporada a Polonia la mayor parte de la Provincia de Posen, y de Prusia Occidental y parte de Silesia, quedando fuera de las fronteras alemanas y siendo incorporados a otros estados más de seis millones de Alemanes. El Tratado de Versalles se ha venido considerando como responsable de la II Guerra Mundial.


- El Tratado de Saint-Germain-en-Laye, firmado el 10 de Septiembre de 1919 entre los Aliados y Austria. En virtud de este tratado se desmembraba el antiguo Imperio Austro-Húngaro, quedando reducida Austria a algunos territorios en los que únicamente se hablaba alemán, se reconocía la independencia de Hungría y se creaban los nuevos estados de Checoslovaquia (con Bohemia, Moravia, Silesia y la húngara Eslovaquia) y Yugoslavia (con Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, parte de Dalmacia y las húngaras Croacia y Voivodina). También se establecía en este Tratado la cesión a Italia del Trentino, Tirol del Sur, Trieste, Istria, varias islas de Dalmacia y el Friuli y se entregaba Galitzia a Polonia. Con este tratado otros seis millones de personas de lengua alemana quedaban fuera de la nueva República Austriaca y se incorporaban a los nuevos estados como era el caso de los ciudadanos de habla alemana de los Sudetes. Tanto el Tratado de Versalles como el de Saint-Germaín-En-Laye contenía cláusulas recíprocas que prohibían la unión entre Austria y Alemania. Este Tratado puede considerarse igualmente responsable de la II Guerra Mundial, pero también de las guerras que asolaron la Península Balcánica en la década de los años noventa del pasado siglo.


- El Tratado de Neully, firmado el 27 de noviembre de 1919 entre Bulgaria y las potencias vencedoras. De acuerdo con lo estipulado en el tratado, Bulgaria reconocía el nuevo Reino de Yugoslavia, pagaba 400 millones de dólares en concepto de indemnización y reducía su ejército a 20.000 efectivos. Además, perdía una franja de terreno occidental en favor de Yugoslavia y cedía Tracia occidental a Grecia, por lo que quedaba sin acceso al Mar Egeo. Este tratado es el responsable de las tensiones entre Grecia, Bulgaria y la actual República de Macedonia.

- El Tratado de Trianon, suscrito el 4 de Junio de 1920 entre las potencias vencedores y Hungría suponía la entrega por parte de los húngaros de Transilvania, parte del Banato y Bucovina a Rumania además de otras cesiones territoriales menores a Checoslovaquia y Yugoslavia. Este Tratado puede considerarse responsable de las tensiones existentes actualmente entre Hungria y la República Eslovaca donde existe una importante minoría húngara así como puede terminar generando problemas diplomáticos entre Hungría y Serbia por el tema de la autónoma Voivodina donde también existe una importante minoría húngara y con Rumanía donde viven mas de un millón y medio de Magiares, casi todos ellos en los territorios cedidos en virtud de este Tratado.

- El Tratado de Sevres, fue el último tratado de los que ponían fin a la I Guerra Mundial en firmarse el 20 de Septiembre de 1920 entre los Aliados (a excepción de Rusia y Estados Unidos) y Turquía, suponía también el final del Imperio Turco al dejar a los otomanos sin la mayor parte de sus antiguos territorios que pasaban a manos británicas (Irak y Palestina), francesas (Siria y el Líbano) y Griegas (Tracia Oriental y la Jonia), asimismo en este tratado se reconocía la independencia del Reino del Hejaz (que luego seria anexionado por los Saud estando integrado en la actualidad en Arabia Saudí) y de la República Democrática de Armenia que terminaría siendo repartida entre la Rusia Soviética y la propia Turquia. El Tratado se Sevres es responsable directo del conflicto árabe-israelí así como de las últimas Guerras del Golfo al suponer una traición a los árabes que no vieron satisfechas las promesas británicas de que Irak, Siria, Libano, Hejaz, Palestina y Kuwait formarían un único estado árabe, igualmente este tratado es responsable del conflicto Kurdo.

4 comentarios:

Clara dijo...

Un post excelente.

No conocía muchos de los pormenores que describes y creía a pies juntillas... El tratado de Versalles ( como único ),mi pareja y algunos amigos si que son apasionados por el tema. Se lo remitiré ... ¡felicidades¡

Bs

Rick Blaine dijo...

Genial tu entrada, repleta de aclaraciones que muchas de ellas las desconocía sobre un tema que siempre me llamado mucho la atención quizás por el tiempo en que ocurrió.

Un saludo.

Patucos dijo...

Las consecuencias de esa guerra fueron inmensas, el fin de los imperios - Ruso, Otomano, Alemán y Austrohúngaro... se dice rápido.

Chouan dijo...

Patucos:

Efectivamente las consecuencias fueron inmensas. De hecho aún las padecemos pues consecuencias de la Gran Guerra fueron:

La Segunda Guerra Mundial

Las Guerras de la ex-yugoslavia

El conflicto árabe-Israelí

El declive Europeo y la irrupción de USA en la política internacional

Y en cierto modo, la propia Guerra Fría

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog