CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

miércoles, 30 de mayo de 2012

DEMAGOGIAS CONTRA LA CRISIS Y ESTUPIDECES PARA REAFIRMARSE


         Que estamos en crisis todo el mundo lo sabe porque la inmensa mayoría de la población, aquella que no forma parte de la privilegiada casta política y de sus aledaños, la esta sufriendo de forma cruel en sus propias carnes. Esta crisis es una crisis clásica provocada por una pésima gestión que durante años ha favorecido y ha permitido un gasto desmesurado lo que a la postre ha originado un endeudamiento impagable y el agotamiento de la hacienda pública que, actualmente, no tiene ni un céntimo para hacer frente al sostenimiento de los más esenciales servicios.

            Así pues, como esta crisis es una crisis clásica provocada por la falta de liquidez pública; las “lumbreras” de la casta política creen haber encontrado la solución en gastar menos, de ahí la política de recortes en prestaciones sociales, y en ingresar más, de ahí la política de subidas de impuestos que amenazan con asfixiar a muchos españoles. Dentro de este afán recaudatorio, los jerifaltes del régimen parece que han encontrado una nueva vía como es la ampliación de la masa impositora poniendo en el punto de mira a la Iglesia Católica, quién en virtud del Concordato suscrito entre España y la Santa Sede en 1979, no viene obligada al pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (I.B.I) por los locales destinados al culto o considerados de interés artístico, cultural o histórico.

            La idea lanzada por la izquierda (PSOE, IU…), pero también recogida favorablemente por la derecha (PP…) en aquellos municipios en los que gobierna responde a la imperiosa necesidad que tienen las corporaciones locales de recapitalizarse, pero resulta manifiestamente discriminatoria además de tener una evidente intención de servir de reafirmación ideológica a unos colectivos políticos que hace ya mucho tiempo carecen de todo sustento en el mundo de las ideas.

            La intención de que la Iglesia Católica pague el Impuesto de Bienes Inmuebles (I.B.I) por los inmuebles de los que es propietaria es discriminatoria porque se centra precisamente en la Iglesia Católica omitiendo esa obligatoriedad a otras confesiones  o cultos y a otros inmuebles propiedad de Partidos Políticos o Sindicatos e incluso propiedad de empresas y particulares que, por ser considerados de interés histórico-cultural, están exentos del pago de este impuesto.

            En realidad, los temas substanciales que han de plantearse respecto a las relaciones Iglesia-Estado, no es si la Iglesia Católica tiene o no que pagar el I.BI., sino los dos siguientes: 

            1º. La Iglesia Católica en la actualidad desarrolla unas prestaciones sociales y asistenciales que, siendo inferiores a las que prestaba hace treinta años cuando nutría de monjas-enfermeras los hospitales, dan cobertura a varios millones de personas en España. Estas prestaciones asistenciales se financian con lo que la Iglesia Católica percibe a través de la famosa “X” en las Declaraciones anuales del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (I.R.P.F.),  por medio de los donativos de muchos fieles y con las rentas que obtiene de actividades económicas que pueden ir desde el alquiler de plazas de garajes hasta la venta en tiendas especializadas de distintos productos elaborados ecológicamente en diversos monasterios (es de indicar que la Iglesia Católica paga los impuestos correspondientes a estas actividades incluido el I.B.I. de aquellos inmuebles de los que es propietaria y en los que desarrolla una actividad lucrativa). Siendo esta la realidad objetiva, es al Estado Español a quien le corresponde plantear a los ciudadanos si la labor asistencial desarrollada por la Iglesia Católica debe considerarse como una simple actividad de beneficencia llevada a cabo por una entidad privada que debe financiarse exclusivamente de las donaciones y cuotas de las personas afines, eliminando tanto la casilla destinada a la Iglesia Católica en la Declaración de la Renta como la reducción por donativos que disfrutan los ciudadanos o, por el contrario, seguir como hasta ahora.  En el caso de que se optase por lo primero, sin duda se reducirían los ingresos que percibe la Iglesia con lo que también se reducirían las prestaciones que oferta por lo que el Estado debería optar, bien por dejar en total desamparo a los ciudadanos que ya no podrían beneficiarse de las prestaciones sociales de la Iglesia  o bien, asumir directamente esas coberturas con el coste económico que ello conlleva.

            2º. Asimismo, la Iglesia Católica española ha adquirido a lo largo de más de dos mil años de historia cierto patrimonio cultural, artístico e histórico que administra, sostiene y conserva gracias igualmente a los fondos que percibe de la casilla de la Declaración de la Renta, de donativos particulares y de subvenciones públicas que percibe para esta concreta finalidad. También en este aspecto, es al Estado Español al que corresponde decidir si le interesa mantener el Status Quo con la Iglesia Católica en la que ésta sostiene el patrimonio cultural con ayudas del estado o privarla totalmente de la administración de ese patrimonio haciéndose cargo íntegramente de su mantenimiento, lo que implicaría un importantísimo incremento del gasto público o el abandono a su suerte de gran parte del precitado patrimonio histórico y cultural.

            Ya sé que no pocos lectores criticaran el hecho de que la Iglesia Católica Española tenga ese patrimonio, pero a ellos les digo que dicho patrimonio ha sido lentamente adquirido a lo largo de más de dos mil años y que, tal vez, mejor y más productivo sería el cuestionarse el como y el por qué determinados políticos han conseguido hacerse con sus actuales patrimonios particulares y privativos en tan solo veinte años o menos.

            Por otra parte, resulta extremadamente curioso, como ha sido precisamente en estos momentos cuando los políticos se han dado cuenta que los inmuebles históricos, culturales, artísticos y aquellos dedicados al culto que tiene la Iglesia Católica en distintos municipios no pagan el Impuesto municipal de Bienes Inmuebles a pesar de que muchos de estos políticos han estado en el poder durante décadas sin decir nada al respecto y es que este tema, además de responder a un posible afán recaudatorio (pues la casta política española esta por sacar dinero de donde sea para seguir la juerga), sirve de campaña política y de afirmación ideológica porque, en primer lugar, no hay mejor forma de movilizar a las masas que movilizarlas en contra de algo o de alguien y, en segundo lugar, porque unas corrientes políticas llamadas “progresistas”, que están ideológicamente huérfanas desde que renegaron del Stalinismo y desde que han tenido que justificar el desmantelamiento del estado del bienestar; encuentran en el anticlericalismo la base ideal para reafirmarse, revitalizarse y justificar su existencia.

            Es dentro de esta orfandad ideológica y reafirmación existencial donde hay que encuadrar las recientes manifestaciones y apoyos recibidos por el cantautor Javier Krahe durante el juicio celebrado contra él en la Audiencia Provincial de Madrid el pasado día 29 de Mayo del 2012 y que constituyen una estupidez política solo comparable a la estupidez de haber interpuesto la querella que ha dado lugar al proceso. Partiendo del hecho de que es absurdo e injusto pretender procesar a una persona por unos hechos que tienen una antigüedad de más de treinta años y que consisten en rodar una película (recordemos que los asesinatos prescriben a los veinte años) hay que reconocer que la cinta, más que ofender unos sentimientos religiosos es simple y llanamente de muy mal gusto, pero el mal gusto no es delito porque si lo fuera… no habría prisiones para meter a tanta gente empezando por el que diseño los actuales uniformes del Cuerpo  Nacional de Policía que, por su color negro, recuerdan al de los fascistas de la Milicia Voluntaria de la Seguridad Nacional (MVSN).

            Dicho esto, es de indicar que el Juicio Oral contra Krahe ha servido para que sectores intelectuales y políticos autocalificados de “progresistas” lo utilicen desesperadamente para reafirmarse en sus supuestas y, cada vez más diluidas, posiciones ideológicas haciendo del acusado un perseguido por la intransigencia católica y al caso como una cuestión de “libertad de expresión” cuando lo únicamente cierto es que la película en cuestión no es delito, difícilmente ofende y desdora más allá de a las propias personas que la hicieron y la emitieron y simplemente es de un surrealismo de pésimo gusto e ideológicamente muy dudosa porque, al fin y al cabo, lo que rueda el señor Krahe también puede interpretarse como la introducción en efigie, treinta y seis años después de la reunión de Wannsee, de un (personaje) judío en un horno. Todo ello aplaudido estúpidamente por unos sectores superados por la historia y por sus propios errores e incoherencias y que ya no pueden hacer nada más que agarrarse a un clavo ardiendo para justificar el decir algo en alta voz. 

4 comentarios:

Albert Martínez dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me gusta. Si no te importa te sigo :)

En cuanto a la crisis.... sinceramente no veo una solución fácil... Hay cosas, como dices, que se podrían hacer pero creo que tarde o temprano volveríamos al mismo punto otra vez. Mera cuestión de cultura y personalidad española. Para cambiar, primero tenemos que cambiar nosotros.

¡Un saludo!

OxSiGeN

Chouan dijo...

Encantado de que me sigas.

Y... mas o menos de acuerdo contigo: La lucha contra la crisis debería tener tres vertientes: 1º. Reducción del Gasto, 2º, Incremento de los Ingresos y 3º, Moralización y dignificación de la administración pública.

Si se reduce el gasto y se incrementan los ingresos no saldremos de la crisis salvo para caer en otra peor porque los dineros publicos se iran por le mismo sumidero por donde se han estado yendo hasta ahora.

La crisis material que padecemos es en realidad una manifestación física de la enorme crisis moral que subyace en la sociedad española en particular y mundial en general. Por eso la salida de la crisis no es tan facil porque nadie pretende una regeneración moral.

Salud y Amistad

Juli Gan dijo...

Estimado Chouan ibérico: No estoy al tanto de cómo es la cosa, pero creo que se pretende cobrar el I.B.I. por aquellos bienes inmuebles que no se dedican al culto a pesar de ser del obispado que sea. En mi barrio está la parroquia y la casa parroquial en la que ya no vive ningún sacerdote. El único que ha quedado se reparte como puede entre sus quehaceres académicos y las tres parroquias que debe asistir. Creo haber leído "por ahí" que sería cuestión de recibir las aportaciones emanadas del I.B.I. de esos bienes inmuebles de la iglesia católica que no están destinados a función religiosa alguna, como son las viviendas parroquiales o locales propiedad del obispado pertinente.

Lo cierto es que si se habla de esto, no se atienden a otras cosas y ya se sabe que hay que buscar un malvado que no sea político. ¡Qué mejor que la curia!

Respecto a lo de Krahe, un apunte. Lo que me espanta realmente es que acusen a este señor (Que sí, que hizo el vídeo en 1978, porque alguien en el 2004 lo echó en el canal +) No se juzga al canal +, que emitió el vídeo, ni a la empresa productora; se juzga al invitado a un programa televisivo que no tiene poder sobre los contenidos que se echan ni obliga a verlos a nadie. Eso es lo que me aterra. Es como si juzgas a un actor de una peli porque mata a alguien en la ficción.

No tiene ni pies ni cabeza. Que si nos ponemos en ese plan de delitos contra la identidad ¿Yo como mujer me tengo que querellar contra San Pablo porque solapadamente me llama puta y por eso tengo que ir con la cabeza cubierta a misa?

Chouan dijo...

Estimada Juli Gan: Por lo que tengo entendido la Iglesia Católica paga el I.B.I. por los inmuebles que no tiene destinados al culto o que tiene destinado a algun tema económico. Tampoco paga I.B.I. si es propietaria de un inmueble de carácter histórico cultural. Pero ¡Ojo! que aquí, en Madrid, los inmuebles situados en la Gran Vía madrileña tampoco pagan, al parecer, I.B.I. por ser de caracter artístico.

Lo de Krahe... no tiene nombre. Pretender juzgar a alguien por una pelicula hecha hace treinta años. Siete años en espera de juicio y finalmente... lo vergonzoso del tema es que la pelicua se emite en Canal plus, propiedad de Polanco, y el Sr. Polanco se rasga las vestiduras y declara persona non grata a Krahe.

Por otra parte, también se juzgo a la productora del programa donde se emitio el video.

En fin... todo esto es un total desproposito que consigue que se hable de estas cosas y no de otras mucho más fundamentales además de servir para reafirmar posturas porque el "anticlericalismo" tiene cierto mercado politico.

Respecto a querellarse contra San Pablo... no se lo aconsejo, sería una perdida de tiempo pues la muerte extingue cualquier responsabilidad criminal... Y tampoco le aconsejo que se querelle contra ningún Iman de Mezquita por decir cosas semejantes... De hecho no le aconsejo que se querelle contra nadie porque acudir a los tribunales españoles es una perdida de tiempo.

Culpable o inocente... ¿No le parece a usted un desproposito que el juicio contra Krahe salga siete años despues de haberse interpuesto la querella? y eso que es un tema que no requería una excesiva instrucción... una vergüenza.

Salud y Amistad

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog