CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

lunes, 7 de julio de 2014

EL DESEMPLEO EN ESPAÑA NO ES PROBLEMA

En las sociedades esclavistas no existe desempleo
Un titular es una frase breve que tiene por objeto fundamental conseguir la atención del lector y despertar su interés sobre un texto mucho mayor y estoy seguro que con el título que encabeza el presente artículo voy a conseguir ambas cosas aunque solo sea de aquellos a los que escandalice una afirmación tan frívola e inconsciente.

Los datos del paro correspondientes al mes de Junio que se hicieron públicos la semana pasada arrojan la cifra de ciento veintidós mil desempleados menos siendo el quinto mes consecutivo que el paro desciende en nuestro país. ¡¡Cambio de tendencia en el empleo!! Gritan unos, ¡¡La luz al final del túnel!! Vociferan otros; pero en realidad no hay nada de eso porque a pesar de existir en nuestro país casi seis millones de parados, según los datos de la Encuesta de Población Activa correspondiente al primer trimestre del 2014, ya podemos decir (o deberíamos decir) que en España el desempleo ha dejado de ser un problema. Y es que efectivamente, el desempleo ya es un problema superado, es el problema del año pasado, no de este y por supuesto tampoco es el problema de los lustros, o décadas, que están por venir porque el problema real y cierto empieza a ser otro.

El problema que viene, o mejor dicho, que ya está aquí es que con las nuevas condiciones laborables y sociales que se han impuesto en los últimos tres años desde el gobierno a base de recortes y subida de impuestos es posible llegar a una situación de pleno empleo sin que esta solucione absolutamente nada porque la tendencia real, no la estadística, indica que los salarios son cada vez más bajos y los precios cada vez más altos lo que se traduce en una progresiva pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores en activo que se materializa en un número creciente de familias españolas a las que no les resulta posible llegar, no ya a finales, sino a mediados de mes.

Los distintos gobiernos que afirman centrar su actividad en la lucha contra el paro y a favor del pleno empleo adolecen de un error de base fundamental que les permanece oculto a sus razonamientos y formas de pensar que consiste en considerar el pleno empleo o a la lucha contra el desempleo como un fin en sí mismo y no como un medio para generar riqueza y combatir la pobreza y la exclusión social. Así pues, de nada sirve crear cientos de miles o millones de puestos de trabajo si el esfuerzo productivo que realiza el trabajador no se traduce en una justa remuneración en dinero y/o en especie y en una estabilidad laboral que le permita llevar una vida digna alejada de las incertidumbres y sobresaltos que provocan esos nuevos templos que se llaman “mercados” donde se practica la nueva religión denominada “economía”.

A pesar de tener empleo, la miseria es el problema del futuro inmediato
De hecho, la profundidad de la crisis que padecemos actualmente se debe en gran medida a que la situación de casi pleno empleo existente en los años 2007 y 2008, desconocía por completo la verdad anteriormente expuesta en el párrafo anterior y mientras la “moderación salarial” de aquellos contratos “mileuristas” no fomentaba el ahorro de los ciudadanos y sí su endeudamiento, la inestabilidad laboral debida a la concatenación de multitud de contratos laborales de carácter temporal hacía más que previsible pequeñas crisis económicas periódicas en el seno familiar al tener que compaginar el trabajador periodos de actividad con periodos de desempleo. Con una situación así, donde se ganaba poco y no se estaba seguro de seguir trabajando al año siguiente el fomentar el consumo y el permitir que se concedieran hipotecas a cuarenta años fue una locura, pero una locura inevitable si consideramos que la gente precisa de vivienda y que los bancos viven de dar préstamos ya que la única posible defensa contra esa situación solo podía haber sido que la gente gastase menos y ahorrara más y los bancos no dieran ningún préstamo por considerar que la situación laboral del solicitante no ofrecía garantía alguna de pago a medio y largo plazo; cosa esta que, por cierto, es lo que viene ocurriendo en la actualidad.

De forma práctica, el salario de un trabajador no está solo integrado por el dinero que percibe del empresario para el que trabaja sino también por las prestaciones sociales, como sanidad, educación, justicia etc… que el estado presta a la colectividad y que financia con los impuestos que pagamos todos. Así pues, si de un salario, ya bajo de por sí, restamos determinadas cantidades destinadas a cubrir necesidades que anteriormente venían cubiertas por las prestaciones sociales a cargo del estado resulta que la renta disponible real se reduce mucho más que lo que indican las estadísticas que solo tienen en cuenta el salario que se percibe y que figura en la nómina encontrándonos con un empobrecimiento progresivo de la población que, a fin de cuentas, es el verdadero problema, y no ya el desempleo, con el que los españoles estamos empezando a enfrentarnos actualmente.

Llegar a una situación de pleno empleo a costa de mantener los salarios bajos (incluso por debajo del actual Salario Mínimo Interprofesional si este se elimina como propone la Fundación FAES que dirige el expresidente y eminente lumbreras con bigote, José María Aznar) en un mercado laboral altamente flexible que favorezca despidos y movilidades geográficas de los trabajadores generará irremediablemente el empobrecimiento generalizado y radical de la población y muy posiblemente la reducción del país a una situación de colonia de diversas corporaciones y multinacionales interesadas en encontrar mano de obra dispuesta a aceptar un salario de pura y simple supervivencia. 

Este es, en definitiva,  el problema actual con cuyo agravamiento y generalización tendremos que enfrentarnos en un futuro no muy lejano: La situación de pleno empleo que no permita a los trabajadores mantenerse económicamente.

3 comentarios:

Conchimar dijo...

Yo no creo que se vaya al pleno empleo mientras sigan los recortes ni siquieta tratan de crear empleo , estan ideando la forma de exprimir mas al trabajador, volvemos a la España de posgerra, donde ibamos con alpargatas porque unos zapatos era impensable. En la forma de gobernar de estos " lumbreras" se ve un desprecio por quienes, no son ricos y/o poderosos, como ellos pero no se dan cuenta de que se han encumbrado gracias a los trabajadores y todo esto entre golpe y golpe de pecho, porque son mas catolicos que el Papa Paco. Dice las normas de confesion que si no devuelves lo robado no se te pèrdonan los pecados, pues seguro que han hecho un trato con Dios para que a ellos si se les perdonen. Esto empieza a ser un pais bananero y empiezo a comprender a las personas del otro lado del charco. Parecia que eso nunca nos llegaría, pero ahi está y no crean que tiene solucion que Podemos o cualquier otro lo va a hacer, ni un milagro soluciona esto. Mas vale que no usemos mucho la ropa por que la vamos a necesitar para no vestir con harapos. Ya venden mas los puestos de los mercadillos que las tiendas. Y bueno podria haber una solucion... No votar a quienes ya hemos visto que no nos sacaran de la crisis, tan solo lo que llevemos en los bolsillos. Piensalo con tranquilidad y veras.

Anónimo dijo...

El análisis no es que sea una maravilla de profundo, pero es correcto. Lo gracioso es que a "Dios, Fueros, Patria y Rey" le preocupen los trabajadores, cuando los integrantes de la familia real están metidos hasta el cuello en fructíferos chanchullos con el gran capital.

Y aún más gracioso es que la solución propuesta a la crisis del capitalismo triunfante sea volver a la miseria del Antiguo Régimen. La monarquía absoluta ya está entre nosotros, no delimitada por fronteras nacionales sino por zonas de influencia del capital financiero.

Si la propuesta es volver al poder absoluto, no te preocupes amiguito maurrasiano: hace rato que el poder absoluto está entre nosotros. Ya, tú le quisieras poner un manto de armiño y un severo rostro adusto a la antigua usanza, pero eso es cosmética.

En cuanto los trabajadores intenten levantar cabeza, ya estarás tú, los nacional-cristofascio, los neonazis céltico-paganoides, y los neoliberales de FAES prestos a auxiliar a los antidisturbios y sus cachiporras.

Ah! Y no te preocupes por Podemos. No van a tocarle un céntimo a la oligarquía gobernante.

Saludos marxistas.

Chouan dijo...

Señor anónimo;

Lo de Dios, Fueros, Patria y Rey es simplemente para que la gente que se queda con las formas y no con las sustancias, como parece ser usted salga corriendo de la web demuestren su valía.

La monarquía absoluta jamás ha sido postulado carlista ya que siempre se defendió la creación de un estado de abajo a arriba con unos poderes siempre limitados por abajo para evitar tiranías.

Lo de maurrasiano, lamento decirle que no lo soy, Maurras me parece un plagiador y un pobre hombre que solo sirvió para alimentar ideológicamente a un conservadurismo carente de ideas.

Espero que algún día los trabajadores levanten la cabeza y recobren su dignidad que se manifiesta en su rebelión y sí espero estar yo. Luego si estan los neonazis y demás gentes que usted menciona pues no sé espero que se les combatirá con éxito pero de eso seguro que usted sabe más que yo. Ya sabe a que me refiero al reparto de Polonia en 1939, al colaboracionismo comunista con la ocupación hasta 1941, a la ingente cantidad de suministros para el eje nazifascista en el periodo comprendido entre 1939 a 1941, etc...

Y por último, por PODEMOS no estoy preocupado, preocupados estarán los que están explotando al pueblo trabajador y los que temen perder apoyo electoral.

Un saludo.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog