CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

martes, 4 de julio de 2017

BLANQUEAMIENTOS, ERRORES Y OLVIDOS


El Dictador refrendo el futuro asistiendo al bautizo del Actual Jefe del Estado

Con motivo del cuarenta aniversario de las primeras elecciones tras el fallecimiento del General Franco, el 15 de Junio de 1977, la semana pasada tuvo lugar un solemne acto en el Congreso de los Diputados que no estuvo exento de "olvidos" que han levantado cierta polémica que, como una barrera de humo, sirve para que lo más significativo de lo manifestado, tácita o expresamente, en dicho acto pase a un segundo plano.   

            A pesar de los intentos de PODEMOS por conseguir su parcela de protagonismo al solicitar, no sin razón, que del acto quedasen excluidos algunos personajes como el ex-Ministro Rodolfo Martín Villa, el verdadero protagonismo quedo monopolizado por Su Excelencia el Jefe del Estado a Título de Rey y por su ausente progenitor quien, a pesar de haber inaugurado esa primera legislatura parlamentaria hace cuarenta años, no fue invitado al acto, al parecer por un olvido. Y es que si el solemne acto merece un titular o un título llamativo este bien podría ser "El acto de los olvidos" porque, como veremos, el olvido a la hora de invitar al ex-jefe del Estado y padre del actual no ha sido el único gran olvido del acto.

            Como ya hemos dicho, el primer olvido del pretendido solemne acto fue el no invitar al Jefe del Estado emérito, olvido que se ha atribuido a un error de protocolo del Palacio de la Zarzuela como si los encargados de semejante arte y ciencia que es el protocolo y que rodean al Jefe del Estado fueran como los Relaciones Públicas de la Sala Pachá. No nos engañemos, ni nos dejemos engañar, los encargados de protocolo de cualquier Jefe de Estado no cometen esos errores salvo que, considerándolos protocolarios y diplomáticos desaires, deseen cometerlos.

            Parece ser que desde la renuncia a la Jefatura del Estado por parte de don Juan Carlos de Borbón  se han puesto de manifiesto los graves problemas existentes en sus relaciones familiares y especialmente entre el padre y el hijo a lo que hay que añadir la muy posible existencia en el entorno del actual Jefe del Estado de una operación de blanqueamiento o enaltecimiento de su figura a costa de obviar, empequeñecer y empañar la imagen de su antecesor y padre y ello porque si uno carece de méritos suficientes basta con resaltar los deméritos del predecesor para que se le perciba como novedad maravillosa y genial. Esta técnica aunque es tan vieja como el mundo es buena y no deja de dar resultados positivos pues se basa en la fragilidad de memoria de las masas y en su total falta de capacidad de análisis que jamás las conducirá a razonar lógicamente que si un hijo reniega, de una u otra forma, de su padre (o de su madre) jamás podrá ser buena persona y sin ser buena persona jamás podrá ser bueno para algo y mucho menos para desempeñar una alta magistratura política como es la Jefatura del Estado.  

En la época de la fotografía, el Dictador no debía ser parte de ninguna tragedia
            Por otra parte, y como no podía ser de otra forma, el solemne acto culminó con un discurso de Su Excelencia el Jefe del Estado, cuyo contenido se han encargado de elogiar los distintos medios de comunicación llegando hasta el paroxismo al dedicarle frases como "las palabras del Rey han estado perfectamente medidas por su equipo"  o "el Rey ha utilizado palabras no usadas hasta la fecha". No obstante, el discurso puramente institucional en el que se apela a la unidad, a la concordia y al respeto escrupuloso a la ley frente a la cuestión catalana, la cual no se menciona expresamente pero no deja de estar presente a lo largo de buena parte del discurso, es un discurso lleno de referencias a autoridades (Castelar, Cánovas) y literarias (Cervantes, Machado) y no menos repleto de "olvidos" que resultan tragicómicos para aquellos que todavía tenemos algo de memoria. Así por ejemplo, dentro de esas palabras utilizadas por primera vez, no sabemos si en la Historia Universal o solo en la local o nacional, Su Excelencia el Jefe del Estado se refiere a la Guerra Civil y al Franquismo al decir "Los diputados y senadores elegidos en las elecciones del 15 de Junio tenían ante sí una responsabilidad histórica: dar la respuesta política a nuestros errores del pasado y superar las diferencias entre los españoles, convencidos de que la Guerra Civil y la dictadura eran, como se afirmó entonces en estas Cámaras, una inmensa tragedia sobre la que no cabía fundar el porvenir de España". Y aquí nos encontramos ante otro olvido de bulto que es el siguiente: fue el dictador surgido de la Guerra Civil quien designó autocráticamente  a su sucesor en la Jefatura del Estado en la persona de don Juan Carlos de Borbón, quien le sucedería y le sucedió efectivamente a Título de Rey; instaurando de esta forma una dinastía de la que actual Jefe del Estado es continuador y heredero por lo que, junto con las leyes fundamentales del Régimen Franquista que hicieron posible la Reforma Política, la actual Jefatura del Estado así como el actual régimen político nacido de aquellas elecciones de las que la semana pasada se conmemoró el cuarenta aniversario con tan solemne acto  se funda sobre esa "inmensa tragedia" sin la cual, y recordando a Hegel y a Marx (1), no existiría la presente farsa.

            Pero en fin... ¡¡¡Pelillos a la mar!!!.















(1) Hegel decía que "los grandes acontecimientos históricos siempre se repiten dos veces" a lo que Marx concreto más afirmando que "La Historia siempre se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa".

           

1 comentario:

Anónimo dijo...

Primero: los borbones no tienen ninguna legitimidad. No vamos a entrar en detalles, que tampoco viene a cuento.
Segundo: el borbón reinante estudió en Canada y consiguió un "curioso" premios "de estudios" (que no he podido contrastar) como reflejo de su habilidad mental...
Tercero: España no cambia... Esto no tiene remedio...

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog