CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

domingo, 8 de julio de 2012

DEMOCRACIA IMPERFECTA


Todas las obras humanas son necesariamente imperfectas.  Pero claro, cuando la  imperfección es mayúscula y contradice su finalidad misma, entonces nos encontramos con una patología grave que, si no se corrige, emponzoña todo. Esto ocurre con la institución de la democracia en casi todos los países del mundo y especialmente en España.  La forma de la democracia sabemos cuál es: un gobierno elegido por sufragio universal, la separación entre los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, la independencia de éste último. Si la mecánica electoral y la forma del cómputo del voto conduce a que dos minorías se alcen con representación mayoritaria y las cámaras legislativas no pueden ejercer  su misión principal de control del ejecutivo, pues están supeditas a éste, como ocurre en este país, aquí tenemos un agujero inmenso por dónde la democracia hace aguas.

         Otro requisito imprescindible y fundamental es la independencia del poder judicial. Parece que estamos muy lejos de poder presumir de ella, aunque esté consagrada en el ordenamiento jurídico. Para empezar adolece de una anomalía grave: la parcelación del aparato de administración de justicia. Los jueces se constituyen sí en poder independiente, que dependen orgánicamente de un órgano superior el Consejo del Poder Judicial, lastrados por las influencias políticas en la designación de sus miembros. La Fiscalía que depende del Ministerio de Justicia, con una dependencia jerárquica acentuada del ejecutivo, visible en la forma de actuar, según las instrucciones recibidas. El nuevo gobierno y el recién nombrado fiscal general han proclamado su voluntad de hacerlo independiente. ¿Por qué entonces no se saca esta institución del ejecutivo y pasa a formar parte también del Poder Judicial?. En la misma situación se encuentran los secretarios judiciales. En cambio, el resto de los funcionarios de las oficinas judiciales, y debido al desquiciamiento del proceso autonómico, dependen de los gobiernos autonómicos. Una mínima racionalización y la garantía de la cacareada independencia, exigen que todos los componentes constituyan un Poder autónomo propio, con sus competencias y responsabilidades bien delimitadas.

         El ejercicio independiente e imparcial de la administración de justicia exige que no sea vean obstaculizados en su labor, ni por los gobernantes, ni por los medios de comunicación, ni por los ciudadanos, individual o colectivamente. Esto implica el respeto y acatamiento de sus decisiones, independientemente del juicio que pueda suscitar en los afectados directa o indirectamente. Y en el campo penal es donde esto tiene mayor trascendencia.

         Un Estado de Derecho se define en su contenido por el respeto de  de los Derechos Fundamentales de las personas. Uno de ellos son las garantías jurídicas en cuanto a la sanción de actos ilícitos penales que no podrán ser perseguidos sin su previa tipificación en leyes. Otro principio es la presunción de inocencia de todos hasta que no hayan sido condenados después de un proceso contradictorio con derecho a su defensa a través de abogado. Dos posible violaciones de estas garantías son los juicios paralelos que muchas veces se hacen en los medios comunicación, considerando culpables a quienes quizás ni siquiera han siquiera imputados  o durante el proceso antes de la sentencia firme. La nula formación jurídica de muchos periodistas  o personas de la calle, propicia el impacto de estos juicios paralelos. La otra puede darse, debilitando el derecho a la defensa, si se vulnera el secreto de comunicaciones entre abogados y reos.

         Relacionado con esto último es la sentencia recaída en el primer juicio contra el juez Garzón. Juez estrella, polémico y mediático, con  largo historial en persecución de delitos de narcotráfico, terrorismo y corrupción, desde su puesto en la Audiencia Nacional. En su intensa carrera se ha granjeado amigos y enemigos influyentes en los campos político y profesional. Por haber autorizado las escuchas de las comunicaciones entre imputados del caso Gurtel y sus abogados ha sido condenado por delito de prevaricación. Delito que consiste en haber dictado una resolución arbitraria a sabiendas de su injusticia. El alegó que lo hizo para evitar que se siguiera cometiendo desde la cárcel el delito de blanqueo de dinero. Pero resulta que según la normativa vigente sólo pueden autorizarse estas escuchas en delitos de terrorismo.

         Sin conocer los entresijos del proceso, es lógico que nos asalten dudas. ¿Se vulneró directamente del derecho a la defensa de los acusados?. ¿Fue arbitraria la resolución o existía realmente el riesgo de que se siguiese cometiendo el delito a través de esos letrados?. ¿Por qué en el caso de Marta del Castillo, hubo escuchas autorizadas para ver si aparecía el lugar dónde están los restos de la acusada, sin consecuencia sancionadora alguna?. ¿Por qué no se procesó junto a Garzón a los fiscales, policías cuya actuación fue necesaria para cometer este delito? ¿Y al juez que lo prosiguió y ordenó la prórroga de las escuchas?. ¿Se trataba de sancionar a Garzón por actuaciones pasadas?. ¿O una llamada de atención al resto de la judicatura para que se tienten la ropa en futuros procesos de corrupción contra cargos públicos?. Una jurista amiga me comentaba que esperaba la sentencia condenatoria pero lo que le había extrañado eran los largos años de inhabilitación impuestos. Lo que si se aprecia en este caso es una laguna legal que, opino, deberían subsanar los legisladores. Una garantía procesal en el campo penal es la segunda instancia ante un tribunal superior en las condenas por delito. Pero un magistrado aforado juzgado por una Sala del Tribunal Supremo no tiene posibilidad de la revisión ordinaria de su condena. Al juez Garzón sólo le caben las vías extraordinarias de un recurso ante el Tribunal Constitucional o ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

         Acatar esta y todas las resoluciones de la judicatura es la mejor manera de proteger su independencia. ¿No está en riesgo el mismo Estado de Derecho si lanzamos al ruedo de las pasiones políticas el respeto o el rechazo de las mismas?.

                                                                      Pedro Zabala

No hay comentarios:

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog