CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

miércoles, 20 de noviembre de 2013

COINCIDENCIAS Y DIFERENCIAS ENTRE NEOLIBERALISMO Y ANARQUISMO

Tras leer el ensayo de Proudhon titulado “El Principio Federativo” en el que este autor anarquista critica al estado por su intromisión en la sociedad y su intervencionismo económico a través de los impuestos abogando, no por su clara y rotunda desaparición, sino por contrarrestar su poder e influencia mediante la federación de entidades obreras y territoriales que asuman buena parte de la protección social no se puede menos que encontrar notorias coincidencias entre las propuestas anarquistas y el moderno Neoliberalismo.

Si el Anarquismo supone la exaltación de la libertad individual, la eliminación total de todo estado y autoridad externa al individuo y la sustitución de las leyes por unos supuestos códigos éticos de conducta, el Neoliberalismo es una moderna corriente de pensamiento económico y político que defiende el libre mercado, las privatizaciones y la desregularización progresiva de todos los ámbitos de la economía reduciendo al estado al mínimo suficiente para mantener la paz interna mediante la beneficencia pública y los medios de coacción policial.

Para el Neoliberalismo todo aquello que es susceptible de explotación económica y de actividad mercantil lucrativa debería ser permitido por el estado y no estar sometido a fiscalidad ni regulación alguna. Partiendo de esta filosofía, llama poderosamente la atención que para los Neoliberales no sea objetivo, a corto o medio plazo, la legalización de actividades económicas tan lucrativas como ética y moralmente rechazables como el tráfico de drogas, la prostitución o el tráfico de armas aunque sobre la legalización de alguna de estas actividades ya se esta abriendo un importante debate en numerosas sociedades occidentales. Los Neoliberales profesan una, no declarada, ética individualista de exaltación del ego, es decir una ética egoísta, de ahí que necesiten la existencia de un estado residual capaz de defenderles de las reacciones adversas de las personas a las que perjudican con sus decisiones económicas e impedir que otros individuos se eleven de la nada alcanzando relevancia económica y política porque el aumento de la cúspide de la pirámide social implicaría mas competencia en la explotación de los recursos y menos ganancia, de ahí tal vez derive el hecho de que los neoliberales, tan amigos de la total liberación de los mercados, se resistan a liberalizar, legalizándolos, comercios hoy prohibidos y perseguidos.

Otra coincidencia entre el ideario anarquista y el Neoliberalismo se encuentra en materia de protección social. Mientras que los anarquistas pretenden que coberturas sociales como el paro obrero, las pensiones de jubilación, la sanidad etc… sean prestadas por instituciones gratuitas de ayuda mutua cuya financiación se gestionaría a través de una especie ideal de economía de trueque, los neoliberales opinan que, al ser todas estas coberturas sociales susceptibles de explotación económica y de generar beneficios, deben ser privatizadas, gestionadas por empresas mercantiles y financiadas mediante aportaciones económicas periódicas voluntarias o no. De esta forma el Neoliberalismo elimina del estado una de sus funciones fundamentales cual es la protección social dejando de tener sentido el pago de impuestos por este concepto aunque, para evitar descontentos crecientes entre la población, se prevé que el estado siga prestando una pequeña protección social a través de instituciones de beneficencia pública (subsidios de caridad, hospitales de beneficencia, etc…).

Los neoliberales desean la progresiva reducción del estado al mínimo (Minarquismo) privatizando y dejando al albur de las leyes naturales del mercado todos los servicios públicos con la doble finalidad de entrar a explotar económicamente esos servicios obteniendo beneficios con ello y que la presión fiscal disminuya al máximo pagándose al estado residual una pequeña cantidad al año en concepto de impuestos suficiente para mantener las fuerzas del orden y las instituciones de beneficencia. Curiosamente, al sostenimiento de esas fuerzas del orden contribuirían todos los ciudadanos pero solo unos pocos, la cúspide de la pirámide de la sociedad neoliberal, se beneficiarían de sus servicios al tener como fin fundamental reprimir las reacciones contrarias a la economía y a la política neoliberal.

Estas similitudes entre el ideario anarquista de supresión total del estado y la idea neoliberal de reducirlo al mínimo han dado lugar a la aparición de otra nueva corriente dentro del Neoliberalismo denominada Anarcocapitalismo que, igual que los anarquistas, pretende la total desaparición del estado pero dejando toda regularización de la vida a la ley de la oferta y de la demanda y garantizando la libertad individual mediante la propiedad privada de los bienes de producción. Curiosamente los anarcocapitalistas, más coherentes que los neoliberales, desean que las fuerzas de orden público sean gestionadas por empresas privadas lo cual evidentemente es una contradicción con el Anarquismo clásico el cual rechaza toda existencia de fuerzas y medios de represión.

El Anarquismo clásico, ideario que puede ser discutible pero digno del más alto de los respetos, tal vez pretende la realización de un sueño imposible en el que el hombre sea totalmente libre y en la sociedad no exista la más mínima de las injusticias, pero el Neoliberalismo es un ideario que, a pesar de sus pretensiones manifiestas, conduce a una sociedad a ser gobernada por la “Ley de la Selva” con el elemento corrector de la existencia de un estado residual que impida la renovación de las oligarquías económicas mediante el triunfo del más fuerte. Por su parte el Anarcocapitalismo, que guarda muchas semejanzas también con las ideas del movimiento miliciano norteamericano, conduce directamente y sin paliativos a la pura “Ley de la Selva” con el elemento distorsionador, que no corrector, de la existencia de unas fuerzas represivas privadas que aseguren que el más fuerte lo siga siendo eternamente. En la “Ley de la Selva” neoliberal el elemento corrector impide que el debilitamiento de la oligarquía económica deje paso a su sustitución por la aparición de otros individuos más fuertes mientras que en la “Ley de la Selva” de los anarcocapitalistas se asegura que la oligarquía económica no deje jamás de ser la más fuerte.

Con el argumento de la libertad individual, Neoliberalismo y Anarcocapitalismo, conducen al desamparo de las más amplias mayorías y a regímenes donde los derechos y las libertades son directamente proporcionales al poder económico que se posee, por lo que hay que estar muy alerta no dejándose engañar con sus promesas de felicidad y su apariencia progresista. 

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades. Nunca se me hubiera ocurrido plantear esta comparativa. Sí que se ha hablado y escrito sobre las “coincidencias” de la Falange y lo que hoy definiríamos como extrema izquierda en el aspecto social en los años previos a la Guerra Civil, pero entre neoliberalismo y anarquismo…, pues no, insisto, no me lo hubiera planteado.

De todas formas, quizá sea porque la conocemos más, pero el escenario final idílico del neoliberalismo es aterrador.

Platypus dijo...

Estimado Chouan:

Te recuerdo que también existe el liberalismo social o socio-liberalismo, o el ordo-liberalismo que impulsó el milagro alemán de postguerra y su Economía Social de Mercado. No todos los liberales tienen como objetivo el minarquismo o el anarcocapitalismo. Sin embargo, también veo de utilidad que no todos los mecanismos de mejora social vengan del Estado, sino de la misma sociedad civil: el Estado es un mal necesario y un Leviathan en potencia.

Por otra parte, como "excisión" del 'anarcocapitalismo' también tienes el 'mutualismo' que aboga por formas de asociación voluntaria, tipo cooperativa. No creo en ellos, pero pueden sugerir ideas válidas que vayan mucho más allá de un ultraindividualismo sin entrañas.

Un saludo.

Rafa dijo...

Perdón que me meta, pero...
¿Milagro alemán de posguerra...? Aún estamos con el cuento de que Alemania tuvo un "milagro económico"?
No hubo milagro alemán.
Lo que hubo fue un perdón del 70% de la deuda por su protagonismo en la Primera Guerra Mundial (de un montante original de 132.000 millones de macos alemanes de 1919) y de la casi totalidad de la deuda por la Segunda Guerra Mundial hasta que se diera la reunificación... Y su perdón definitivo cuando se dio la reunificación en los años '90.
A Alemania no la salvó ningún sistema derivado del capitalismo: la salvó la bajada de pantalones de quienes ahora somos sus víctimas en este IV Reich Alemán que es la Unión Europea o, mejor dicho, Unión de Satélites Alemanes. :-/

Y que conste que soy comunista (pero de verdad, no estalinista ni juche ni de ninguna buRROcracia de ese tipo), por lo que desprecio eso de la "necesidad del Estado"... Pero, mientras haya Estado, al menos, "que sea un poquito decente", ¿no...? :-D

Chouan dijo...

Estimado anónimo:

En realidad nunca se ha hablado de las coincidencias entre neoliberalismo y anarquismo hasta hoy porque hasta el momento presente no ha existido la intención de los neoliberales de venderse como progresistas, por eso utilizan, como en otras muchas ocasiones utilizaban los fascistas, sus semejanzas con el anarquismo.

Estimado Platypus:

En realidad el llamado "milagro alemán" jamás existió. Si en 1945 Alemania tenía todas sus infraestructuras económicas destruídas y quince años después era una locomotora económica de Europa se debe a que todas las potencias occidentales aportaron dinero para levantar la economía de la entonces Republica Federal Alemana para garantizarse así un aliado poderoso que estaba en la primera línea de defensa contra el Pacto de Varsovia. Posiblemente, sin la guerra fría, Alemania no habría recibido esa ayuda y jamás habría levantado cabeza.

Estimado Rafa:

El perdón de la deuda a Alemania no fue realmente tal. Ya había empezado en los años 20 cuando los miembros de la Entente redujeron las indemnizaciones a pagar por Alemania a causa de la I Guerra Mundial.

Tras la II Guerra Mundial, los aliados no solo perdonaron gran parte de la deuda alemana sino que además aportaron mucho dinero. Todo ello por dos razones: 1º. Porque la deuda era tan inmensa que era imposible que Alemania la pagara jamás y 2º porque les interesaba perdonarsela para conseguir el apoyo aleman frente a la URSS en la Guerra Fría.

Por otra parte, en 1956 es muy dudoso que España perdonara cantidad alguna a Alemania porque los españoles estuvieron pagando hasta los años sesenta (o compensando con algun tipo de exportación o ayuda)la deuda que el estado había contraído con Alemania durante la Guerra Civil.

Platypus dijo...

No dudo que tengáis parte de razón, pero quizá hubo más elementos que favorecieron la recuperación de unos países tan devastados

http://es.wikipedia.org/wiki/Milagro_econ%C3%B3mico_alem%C3%A1nonómicas de la UE? ¿Para la casta política y su red de clientelismos?

Por ejemplo, en España ¿Para quien ha redundado las ayudas económicas de la UE? ¿Para la economía productiva? El flujo de crédito de después del Euro ¿Para que ha servido? Para crear una burbuja inmobiliaria ¿Qué tipo de inversiones de alta productividad se generan?

Y ahí han participado todos los partidos que tomaban parte del régimen.

Gracias a todos.

Rafa dijo...

A eso me refería: el milagro económico alemán es un cuento para niños muy pequeños. :-)
En cuanto a lo de los pagos de España a Alemania, es más de lo mismo: como ganaron los sediciosos hubo que pagar, también a Alemania, por los 989 días de sangre y fuego y por su vital y decisiva ayuda en el primer puente aéreo de la historia, que fue vital para esa rebelión armada; pero si el gobierno legítimo hubiera ganado la guerra resultante de no haber aceptado los sublevados su derrota en dos tercios del territorio español, obviamente, habría sido Alemania el pagador de su parte proporcional de daños económicos y físicos, y crímenes de lesa humanidad, en España: puente aéreo del Estrecho de Gibraltar, Legión Cóndor, marina alemana intentando bloquear y cometiendo masacres en las costas españolas aún libres (Málaga, carretera de Málaga a Almería, Almería)... :-)

Chouan dijo...

Rafa

Es un hecho que la ayuda alemana, sobre todo la técnica (recordemos que no había más aviación moderna en la guerra civil que la rusa y la alemana), fue decisiva por la que España estuvo pagando posteriormente incluso a la Republica Federal Alemana (aqui nuestra diplomacia no fue fina pues para proceder a ese pago debería haber exigido que la RFA admitiera que era heredera del III Reich).

De haber ganado la República, ésta también habria tendido que pagar a quien le vendió las armas, principalmente a Rusia, aunque también algo a Francia.

Lo que ocurre es que mientras que Alemania cobro "en diferido" los rusos exigieron a la República ser previamente depositarios de las reservas de oro del Banco de España.

Esa es la historia del famoso "oro de Moscú": la Republica española envió las reservas de oro a Moscú a fin de protegerlas si caía Madrid y como garantía de pago de la ayuda soviética. La guerra se perdió y la URSS se quedó con el oro depositado que jamás devolvió entre otras cosas porque su diplomacia, lógicamente, argumentó que devolver todo o parte de ese oro al estado franquista equivalía a reconocerlo como legitimo sucesor de la República.

En todo caso, lo cierto es que el oro depositado en la URSS cubría en exceso la ayuda soviética prestada a la República por lo que había un sobrante que simple y llanamente se quedaron los soviéticos por su cara.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog