CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

miércoles, 25 de marzo de 2015

UN ANÁLISIS DEL RESULTADO DE LAS ELECCIONES ANDALUZAS DEL 22 DE MARZO



            El Domingo 22 de Marzo se celebraban  elecciones autonómicas en la Comunidad Autónoma de Andalucía con el resultado, ya de todos conocidos,  en el que el nuevo parlamento autonómico estará integrado por cinco fuerzas políticas en vez de las tres que hasta ahora lo componían.          

            Muchas y diferentes serán las lecturas de los resultados en la que las más simplistas se reducirán a afirmar que el bipartidismo sigue fuerte o que el bipartidismo se ha acabado teniendo ambas su parte de razón y su parte de equivocación.

            Los dos partidos mayoritarios, Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Popular (PP), conservan en Andalucía su representatividad institucional y social mayoritaria al sumar entre los dos casi dos millones y medio de votos, lo que supone casi las dos terceras partes de los votos emitidos, lo cual demuestra que a pesar de los escándalos de corrupción, mala gestión y de los recortes sufridos en todos los ámbitos por los ciudadanos ello no les ha supuesto un castigo real significativo aunque bien es cierto que entre ambos han perdido más de seiscientos mil votos respecto a las elecciones anteriores celebradas en el año 2012.

            El PSOE siendo el partido más votado ha perdido 123.000 votos respecto a las elecciones anteriores y confirma su tendencia a la baja desde las elecciones del 2004 en las que obtuvo 2.260.000 votos y a partir de las cuales ha ido perdiendo progresivamente respaldo electoral en cada convocatoria a las urnas.

            Por su parte el PP, queda como segunda fuerza política con 33 diputados pero pierde algo más de quinientos mil votos, lo cual no debe sorprender porque los buenos resultados electorales de los populares en Andalucía siempre han sido debidos más al mal hacer del PSOE tanto en el gobierno de Andalucía como en el gobierno Central que a sus propios éxitos teniendo muchos votos prestados de los descontentos del PSOE a quienes el Partido Popular ya hace tiempo que ha dejado de convencer. En el caso del Partido Popular, lo que debe sorprender no es que haya perdido en estas elecciones del 2015 medio millón de votos sino que, en el feudo del PSOE que es Andalucía, alcanzase 1.730.000 votos en las elecciones del año 2008. Así pues, esta pérdida de votos del Partido Popular que si bien constituyen el segundo descenso consecutivo desde las elecciones del 2008 (en 2012 perdió más de 160.000 votos) pueden y deben atribuirse a los cuatro años de recortes sociales que este partido está practicando desde el gobierno central así como a la reubicación de los votos que los populares tenían prestados de aquellos que, desde 2008, se sentían defraudados por la gestión  del PSOE en el gobierno de la nación y, más concretamente, por la gestión de su líder Rodríguez Zapatero.

            Lo más llamativo de las elecciones del Domingo ha sido, sin duda, la irrupción con fuerza de dos nuevas fuerzas políticas en el Parlamento Andaluz: PODEMOS con algo más de medio millón de votos y "Ciudadanos" (C´s) con más de 368.000 votos.  Ambas formaciones, aunque más PODEMOS que "Ciudadanos", han gozado de gran cobertura mediática en los últimos meses lo que les ha hecho ganar la gran batalla por la imprescindible visibilidad que requiere toda formación política que se presenta a las elecciones. A parte de eso es necesario analizar la procedencia de los votos que han obtenido estas formaciones que en el caso de "Ciudadanos" es bastante clara y algo menos en el caso de PODEMOS.

            "Ciudadanos" se ha convertido en la cuarta fuerza política andaluza con 9 diputados gracias fundamentalmente a que ha recogido mayoritariamente el medio millón de votos perdidos por el Partido Popular así como los cincuenta mil votos perdidos por Unión Progreso y Democracia (UPyD), formación ésta que, al igual que Izquierda Unida (IU) por otros motivos, afronta una crisis de la cual solo podrá salir airosa si acepta algún tipo de alianza electoral con "Ciudadanos" antes de las próximas elecciones municipales y autonómicas de Mayo próximo.

            Por el contrario, PODEMOS  con 15 diputados en el Parlamento Andaluz ha recabado un voto mucho más heterogéneo aunque no se puede negar que su fuente principal han sido los más de 160.000 votos perdidos por Izquierda Unida, los 123.000 votos  perdidos por el PSOE así como varias decenas de miles de votos más perdidos por otras formaciones políticas minoritarias de izquierda como EQUO, que no concurría a estas elecciones y que en las de 2012 obtuvo 20.000 votos o como el Partido X de Falciani o el Movimiento Red del Juez Elpidio Silva que, si bien no concurrieron a los presentes comicios ni a los anteriores, en las pasadas elecciones europeas de Mayo de 2014 demostraron tener cierto apoyo popular obteniendo entre ambos casi 40.000 votos que sin duda han ido a parar a la nueva formación presidida por Pablo Iglesias. No obstante, y esto es lo más relevante, PODEMOS también ha recogido una cantidad nada desdeñable, y que se puede situar próxima a los cien mil votos, del medio millón de votos perdidos por el Partido Popular.

            Finalmente Izquierda Unida (IU) obtiene 5 diputados perdiendo más de 160.000 votos que en su inmensa mayoría, si no en su total integridad, han ido a parar a PODEMOS y es el único partido tradicional de todos los que han monopolizado el panorama político español en los últimos treinta años que se enfrenta a tal crisis que todo indica que a esta coalición de izquierdas se la puede considerar en franco e irreversible camino hacia su desaparición, no por la pérdida de votos que ha experimentado en Andalucía sino porque desde su fundación en 1986 se ha nutrido fundamentalmente del voto descontento con el PSOE que ahora tiene una novedosa opción que es PODEMOS y, sobre todo, por el abandono de numerosos dirigentes y por las escisiones que ha venido experimentando en los últimos años en varias circunscripciones electorales.

            Por lo que respecta a la participación es de indicar que a estas elecciones autonómicas andaluzas han estado convocados a las urnas 6.496.685  andaluces, lo que supone unos 210.000 votantes más que en el año 2012, no experimentándose un significativo incremento de la participación ciudadana ya que con un 63´ 94% solo ha sido superior, a pesar que todo invitaba a votar, en un 1´71% a las pasadas elecciones autonómicas situándose la abstención en un 36´06% lo que supera ampliamente la tercera parte de los convocados que decidieron quedarse en casa y no votar. No obstante es muy probable que esta mayor movilización del electorado haya beneficiado al PSOE.  Por su parte, no existen datos fidedignos que puedan atribuir con plena seguridad la mayoría del voto de los que votaban por primera vez a una determinada opción política por lo que el mismo debe entenderse repartido en sus proporciones entre las diversas opciones políticas, incluida la abstención.

            Finalmente, otro dato relevante es el incremento del voto nulo y del voto en blanco que ha doblado prácticamente los contabilizados en 2012 situándose en un total de casi cien mil votos, lo que supone un 2´40% de los sufragios emitidos.

            En resumen, de todo lo expuesto anteriormente se pueden sacar las siguientes conclusiones:

            1º. El PSOE aguanta el tirón en su feudo tradicional de Andalucía siendo beneficiado por el ligero incremento de la participación y, a pesar de los escándalos de corrupción, está lejos de descomponerse a corto o medio plazo. Si bien es cierto que presenta desde 2004 una tendencia sostenida de pérdida de apoyos electorales esta es muy lenta y bien puede justificarse a causa del desgaste que produce la acción de gobierno en Andalucía durante más de treinta años.

            2º. El PP, desciende notablemente en una Comunidad Autónoma donde lo sorprendente es que crezca retornando a sus resultados tradicionales de antes del 2008 al perder buena parte del voto "prestado" que tenía de sectores descontentos con la gestión del PSOE y al sufrir el desgaste de estos últimos cuatro años en el gobierno central.

            3º.  El bipartidismo está tocado, pero aún dista mucho de estar irremediablemente herido de muerte, conservando el PSOE su posición de alternativa real al PP y viceversa que es en lo que se basa sociológicamente el bipartidismo español.

            4º. PODEMOS surge de forma definitiva y se consolida como fuerza política real que sustituirá a Izquierda Unida como opción que se sitúa a la izquierda del PSOE y que posiblemente aglutine a todo el espectro político de izquierdas que hoy permanece fuera de Izquierda Unida por mantener un discurso situado, aunque solo sea ligera y aparentemente, más a la izquierda que el que representa esta formación. No obstante es de tener en cuenta que en las presentes elecciones andaluzas ha contado con un voto "prestado" procedente de descontentos del Partido Popular que es muy posible que, con el tiempo, termine reubicándose y volviendo a su origen.

            5º. Izquierda Unida, consolida su decadencia e inicia un camino sin retorno hacia su desaparición siendo la formación política que más ha sido perjudicada por estos resultados electorales ya que a la pérdida de votos y de representación parlamentaria hay que sumar el abandono de dirigentes, las escisiones y demás crisis internas.

            6º. Ciudadanos (C´s) es la nueva formación que viene a sustituir a UPyD, la cual posiblemente termine también desapareciendo como formación política independiente, pero como ésta corre el grave riesgo de convertirse en flor de un día pues tanto éste éxito electoral como su presencia en el Parlamento Catalán no indican que sea una fuerza política consolidada a pesar de tener casi diez años de existencia.

            7º. La abstención así como el voto en blanco y el voto nulo han adquirido tal porcentaje que no se pueden explicar ni justificar por razones técnicas indicando que se está consolidando un sentimiento de desafección y desconfianza hacia el régimen  político existente en un amplio sector de la población que, superando ampliamente la tercera parte, no se siente representada ni siquiera por las nuevas formaciones políticas que han aparecido.

2 comentarios:

Conchimar dijo...

Totalmente de acuerdo. Lo de la abstencion y los votos en blanco...son lógicos y expresan que los votantes , muchos de ellos no se fian de nadie y no ve claro la diferencia entre unos y otros. La mejor manera de no sentirse culpable por votar a unos ineptos cuando pòco, es votar nulo o en blanco. Aunque me parece que lo mejor si no se quiere dar el voto a ninguna formación es ser valiente y no ir a votar.

Anónimo dijo...

Dos apuntes:

Primero: paso se una sociedad donde parte importante del voto está condicionado a la “cobertura mediática”. Esto es, si aún creemos lo que dicen los “medios de información” en general, apaga y vámonos.
Segundo: Podemos va de mal en peor. Sin haber planteado aún una relación programática definitiva de cara a próximas elecciones, ya se intuyen críticas internas en el sentido de que, en Andalucía, se ha ido muy a la izquierda en sus planteamientos. Incluso algunos “mirlos blancos” del nuevo partido comienzan a hablar de “transversalidad” de “políticas de centro”. Únicamente les resta señalar que se apuntan a la “socialdemocracia”. Así no hay esperanza de cambio.

Mis esperanzas de una verdadera revolución (democrática todavía) pierden enteros.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog