CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

lunes, 31 de marzo de 2008

“LOS MISERABLES” de VÍCTOR HUGO O LA NOVELA COMPLETA


Cuando en 1862 Víctor Hugo escribió “Los Miserables”, no pudo ser consciente de que posiblemente estaba escribiendo, no una de sus obras más emblemáticas, pues “Nuestra Señora de París” también lo fue para su autor, sino la que posiblemente sea la mejor novela de la literatura contemporánea.

“Los Miserables” adquiere su condición de mejor novela de la literatura contemporánea tanto por su argumento como por su estructura narrativa.

En cuanto al argumento de la novela pretende ser una epopeya popular que extrae de las clases populares la mayor parte de sus protagonistas principales (los cuales resultan ser en numerosos casos de noble y heroica condición) siendo el mensaje subliminal y principal de la obra la idea de que hay individuos que se ensalzan desde su más baja condición mientras que otros, por la maldad intrínseca a su personalidad, serán siempre unos miserables morales. En este sentido, “Los Miserables” es una novela que, aunque escrita en un momento en el que el anticlericalismo y el laicismo militante hacían furor en el mundo literario y político, esta totalmente impregnada de un mensaje social y moral cristiano (no en balde el protagonista Jean Valjean, es redimido al principio de la historia por un obispo) que la hacen una obra literaria atemporal cuya lectura no desmerece por el tiempo transcurrido desde su publicación.

No obstante, es en su estructura narrativa donde “Los Miserables” alcanza una cota de perfección difícilmente lograda por otras obras posteriores. Así en primer lugar, nos encontramos en la extensa obra de Víctor Hugo con historias de multitud de personajes, en principio independientes las unas de las otras, que terminan confluyendo en la historia principal donde finalmente todos los personajes están históricamente relacionados y guardan conexión. Así, por ejemplo; Thenardier guarda relación con Mario Pontmercy por haber sido el primero un saqueador de heridos en Waterloo donde intentando robar un reloj al padre del primero, éste cree que le está salvando la vida y le queda eternamente agradecido haciendo también deudor de gratitud a su hijo. Igualmente ocurre con el personaje del pilluelo parisino de Gavroche quien, teniendo aparentemente una historia sin relación alguna con ningún otro personaje, resulta ser hijo de Thenardier. En gran medida esta estructura donde los personajes siempre guardan íntima relación aunque en un principio no sea aparentemente así hace que el lector de “Los Miserables” mantenga siempre el interés y no deje de asombrarse de lo que va descubriendo según va recorriendo las páginas.

Por otra parte, “Los Miserables” es una novela completa porque en ella se aparecen felizmente reunidos infinidad de estilos prosaicos, siendo a la vez un folletín amoroso y de aventuras, una novela social y una novela histórica, siendo la descripción de la batalla de Waterloo que contiene de una belleza y perfección tal que el mismísimo ex Ministro de Asuntos Exteriores francés Villepin no pudo prescindir de tal descripción para escribir su reciente historia de “Los Cien Días”. Además de contener todos los estilos novelísticos anteriormente mencionados, existen en “Los Miserables”, varias digresiones técnicas que, manteniendo el hilo de la narración, constituyen auténticos ensayos de diversas materias como es el dedicado al “Caló”, que se convierte en un discurso lingüístico sobre el argot de las gentes del hampa propio de un académico de la lengua.

Todo esto hace de “Los Miserables” no solo la mejor novela de la literatura contemporánea a cuya calidad muchas se le han acercado pero ninguna la ha igualado (y mucho menos superado), sino también una novela completa o novela de novelas que vale la pena leer y releer aunque solo sea por puro deleite.

3 comentarios:

Alberto dijo...

Me gusta mucho tu blog y la filosofía de fondo que late en ella. Me gustaría que visitaras mi blog: republicaspiral.blogspot.com
Quizás te pueda producir malestar o cierta antipatía los enlaces o los mensajes en relación al "falangismo auténtico", ya que en el pasado hubo incidentes lamentables entre falangistas y carlistas. Rechazo todo tipo de sectarismo en la cuestión, condeno sin paliativos barbaridades como la granada de Begoña (supongo que sabes a que me refiero). No soy militante de ninguna falange, soy un heterodoxo con ganas de aprender y estoy en esa tensión espiritual entre la justicia social y la reivindicación de ciertos valores ancestrales que hacen grande al ser humano.

Un saludo. Alberto.

PD: Me gustaría incluirte como enlace si lo consideras pertinente.

Anónimo dijo...

Estimado amigo: He visitado tu blog y he visto que te interesa la causa de los pueblos como el Tibetano y la justicia social, cosa que compartimos.
Por supuesto que sé en que consiste la "Granada de Begoña" o lo que se denominó "El crimen falangista en Begoña" y no puedo negar cierto rechazo al falangismo máxime cuando lo conozco desde dentro pues de él provengo.
También he visto en tu blog ciertas contradicciones, cosa que no me extraña pues te defines como "heterodoxo con ganas de aprender" y no hay nada más heterodoxo que la contradicción.
No obstante espero tener contigo un fructífero intercambio de opiniones e ideas y no tengo inconveniente en que me incluyas entre tus enlaces.
Recibe un cordial saludo y comentame cuanto desees.
Chouan

Bergson dijo...

Encantado. Ahora también he adjuntado un futuro blog sobre espiritualidad. También te invito a visitarlo.

Un saludo.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog