CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

martes, 14 de agosto de 2012

¿CÓMO ACTÚAN LOS ESPECULADORES?

            El 18 de Junio de 1815 tuvo lugar en tierras belgas la famosísima batalla de Waterloo con sus particulares episodios, resultados y consecuencias hoy hartamente conocidos por todos: Asalto y defensa de la granja Hougomont, carga de la caballería pesada francesa al mando del Mariscal Ney contra una infantería británica, que por orden de Wellington, había formado en impenetrables cuadros, la espera agónica de los refuerzos franceses al mando de Grouchy que había partido días antes en persecución de los prusianos, la carga a la bayoneta de la Guardia Imperial, la llegada al campo de batalla del general Von Blücher con el ejército prusiano para reforzar a las fuerzas británicas, la derrota total de Napoleón y la liquidación definitiva de la época histórica de las “Guerras Napoleónicas”.

            Los nombres de los protagonistas, tanto franceses como ingleses y prusianos, se inmortalizaron en el recuerdo colectivo del imaginario popular y pasaron a llenar varias páginas de la Historia Universal.

            Lo que la inmensa mayoría ignora es que, mientras la batalla se desarrollaba y los soldados morían o eran mutilados a millares, a muchos kilómetros de allí, muy lejos de los peligros de la guerra y en la seguridad de un despacho londinense, un casi anónimo y desconocido banquero estaba planeando la mayor operación especulativa de toda la historia económica jamás superada hasta la fecha.

            Nathan Mayer Rothschild, tal era el nombre del especulador, miembro de una familia de banqueros europeos situados en distintas capitales del continente, había financiado a la Gran Bretaña durante las Guerras Napoleónicas (la rama francesa de la familia había financiado al I Imperio Francés) a cambio de la compra de “bonos” pagaderos al término de las sucesivas campañas militares con un determinado interés. Tras la fuga de Napoleón de la Isla de Elba y el comienzo de los llamados “Cien Días”, la Gran Bretaña empezó a planear una nueva campaña contra los franceses para lo cual recurrieron nuevamente a la financiación de Nathan Mayer Rothschild quien procedió a prestar dinero al gobierno británico a cambio de la entrega de cierta cantidad de nuevos “bonos” reintegrables con un porcentaje de interés. Después de la partida del ejército de Wellington al continente para enfrentarse a Napoleón, Rothschild estableció una amplia red de agentes de información que por medio de palomas mensajeras y caballos de posta se comunicaban rápidamente entre sí, manteniendo constantemente el contacto entre el despacho del banquero y el Estado Mayor de Wellington. Tras la derrota de Napoleón en Waterloo, los agentes de Rothschild remitieron la noticia a su jefe quien, siendo la primera persona en Inglaterra en conocerla, se ocupó de difundir el rumor de que Wellington había sido derrotado al mismo tiempo que, para dar mayor credibilidad a ese rumor, vendía los “bonos” del Gobierno Británico a cualquier precio y a todo aquel que quisiera comprarlos.

            La consecuencia fue el hundimiento de la bolsa de Londres y la venta generalizada y a precio de saldo de los “bonos” británicos que eran ávidamente adquiridos por los agentes de bolsa de Rothschild. Cuando se conoció en Inglaterra, unos días después, la victoria británica en Waterloo el precio de los “bonos” subió como la espuma lo que, junto con el acaparamiento de buen número de ellos por Rothschild, generó al banquero en un solo día un beneficio que se calcula en un millón de Libras de la época.

            Desde ese momento, se considera a Nathan Mayer Rothschild no solo como el que ideó la primera Agencia de Prensa moderna, hoy imprescindibles tanto para la propaganda política como para la especulación económica, sino también como quién sentó las bases fundamentales sobre las que descansa todo movimiento financiero especulativo, el cual precisa de la perfecta armonía en la utilización de una cierta y contrastada información veraz junto con la difusión de rumores interesados y la creación de ficciones, positivas o negativas, en los mercados de valores que den credibilidad a esos rumores para, finalmente, actuar en las distintas bolsas internacionales, comprando o vendiendo, según lo que más interese a la rentabilidad económica del especulador.

No hay comentarios:

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog