CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

jueves, 2 de agosto de 2012

INTERNACIONALISMO, MUNDIALISMO Y UNIVERSALISMO


            Durante los últimos años del siglo XIX y hasta la caída del comunismo en los países del Este europeo, estuvo vigente en parte de la sociedad mundial aquella máxima plasmada en el final de "EI Manifiesto Comunista" que rezaba “¡Proletarios del Mundo Uníos!" y bajo este lema se organizaron las llamadas Internacionales que tenían por objeto coordinar a los comunistas y socialistas de los distintos países para realizar la revolución a escala mundial. Tras la revolución bolchevique en Rusia este internacionalismo pasó directamente a convertirse no tanto en una cuestión ideológica de lucha contra el capitalismo como en una cuestión de política exterior de la hoy extinta URSS que financió a distintos partidos y grupos políticos fuera de sus fronteras para que estos entregaran a sus respectivos países, atados de pies y manos, al imperialismo soviético. Hoy ese internacionalismo ha sucumbido y su política vulgarmente criminal en muchos casos y sofisticadamente genocida en otros ha caído en desgracia cuando no,  simplemente, en el olvido, pero una nueva corriente, cual es el mundialismo, la viene a sustituir.

            EI mundialismo, a diferencia del internacionalismo comunista, trabaja solapadamente, con caretas agradables para una sociedad que camina hacia el abismo con una venda en los ojos. Si el internacionalismo materializado trabajó durante décadas para hacer poderosa a la URSS, el mundialismo esta trabajando para hacer poderoso al mundo anglosajón y esclavo al resto. EI lema, públicamente conocido (aunque jamás plasmado en ningún documento), del mundialismo viene a ser "Ricos del mundo reuníos en torno al liberalismo y al libre mercado". En base a esta leyenda el mundo postcomunista se organiza en diversos y selectos clubs como son la Trilateral, el Club Bilderberger, la Unión Europea, el G-8 y otros menos conocidos cuya finalidad pública es favorecer aparentemente el progreso de la humanidad, pero sus realizaciones vienen a contradecir ese fin conocido pues la parte de la humanidad que no pertenece a tales organizaciones sufre la miseria mas absoluta a pesar de vivir en territorios ricos en recursos naturales y en  aquella parte de la humanidad aun directamente vinculada a estas organizaciones, como puede ser Europa o la propia Norteamérica, cada vez más gana terreno la pobreza que afecta a inmensas masas de la población haciendo surgir lo que ya alguien ha denominado "el cuarto mundo".

            Una curiosa característica de este mundialismo imperante es el fomento de la acrítica y de la despolitización de las masas. Frente al internacionalismo comunista que fomentaba una politización de los pueblos que deberían adquirir conciencia de la explotación que sufrían y sublevarse contra las estructuras; el mundialismo favorece en las masas la ausencia de todo pensamiento crítico lo que conlleva una lógica despolitización de las sociedades. En el seno del mundialismo existe la critica deportiva, la artística e incluso hasta la literaria, pero no existe ni se permite una critica político-social que vaya más allá de criticar la forma de gestionar el presupuesto, no admitiéndose crítica alguna que cuestione o plantee una enmienda a la totalidad a los valores morales en los que se cimienta el régimen liberal-capitalista. Para el fomento del espíritu acrítico y apolítico, el mundialismo se sirve de varios mecanismos como son los medios de comunicaci6n de masas en los que curiosamente se difunden mayoritariamente eventos deportivos y últimamente noticias de esas llamadas "del corazón"; pero curiosamente, también se sirve de otros medios, que en apariencia fomentan la participación en los asuntos sociales, tales como las famosas ONGs y que no son más que los dedos largos de unos estados que cada vez tienden más, y de forma irreversible, al totalitarismo.

            En el presente siglo XXI ya no existe ningún internacionalismo marxista y tan solo queda un triunfante mundialismo liberal-capitalista al que solo y exclusivamente se Ie puede oponer un ideal universalista basado en dos pilares fundamentales como son el Derecho Natural y la Doctrina Social Cristiana, a los cuales, en estos últimos veinticinco o treinta años se les viene atacando con todos los medios posibles buscando su aislamiento social y su marginación política hasta el extremo de presentarlos al mundo como ideas trasnochadas y obsoletas que deben ser superadas por una modernidad encarnada por unos libros de contabilidad a los que se les ha elevado a nivel de principio y fin de la humanidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me voy a atrever con un aporte sobre las ONGs. Tengo guardado un ejemplar, de 1997, de la revista Sur, publicada por Medicus Mundi de Navarra donde alguno de los articulistas (no logro dar con la expresión) anunciaba el desprestigio en el que caerían estas ONG en un futuro próximo, al convertirse en una privatización de la ayuda. Me sorprendió tanto que guardé la Revista. Ahora, desgraciadamente, cobra actualidad.

Chouan dijo...

A ver las ONGs vienen a sustituir las viejas instituciones de beneficiencia y como tales pueden aliviar el problema pero jamás solucionarlo. A este respecto me llama poderosamente la atención que desde la izquierda siempre hubo una beligerancia contra las instituciones religiosas de caridad y en cambio siempre se ha favorecido estas instituciones de filantropía.

Por otra parte, muchas de ellas se han convertido en empresas que tienen por objeto mercantil la beneficiencia y otras son medios de propaganda e incluso puede que de financiación de partidos políticos.

En fin... otro mito falso del liberalismo.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog