CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

jueves, 9 de mayo de 2013

LA MONTAÑA MÁGICA



No, no se equivoque el lector pues, a pesar del título del presente artículo, no voy a reseñar en él la famosa novela de Thomas Mann sino que voy a referirme a la historia de cierto monte que hay en el norte de nuestro país.

            Resulta probado que, repartidos por toda la geografía mundial, existen diversas montañas envueltas por la magia o la leyenda como, por ejemplo, el volcán Snaefell a través de cuya chimenea descendieron al interior de la Tierra los personajes de la novela de Julio Verne “Viaje al Centro de la Tierra” o la Colina de Tara donde se cree enterrada la famosa Mesa Redonda del mítico Rey Arturo siendo común a la inmensa mayoría de todos estos montes el que su historia se remonte muchos siglos atrás hasta hundirse incluso en los tiempos oscuros y míticos de falsas divinidades de extinguido culto.

            No obstante en España, concretamente en la localidad navarra de Ayegui, muy cerca de Estella; existe un monte cuya leyenda más bien es pura historia, que de haber ocurrido en los generosos tiempos clásicos tal vez hubiera inspirado una epopeya al mismísimo Homero y que es tan solo de siglo y medio de antigüedad. Este monte no es otro que el Jurramendi o el Montejurra.

            Montejurra es un monte de hermosa estampa de poco más de mil metros de altura (1.045 m) que debe su originaria fama a la victoria que obtuvieron los carlistas sobre los liberales en la batalla homónima que tuvo lugar durante los días 7, 8 y 9 de Noviembre de 1873 en plena Tercera Guerra Carlista, pero lo que hace entrar a Montejurra en la leyenda no es esa histórica batalla sino el haberse convertido en la segunda mitad del siglo XX en un lugar de peregrinación en el que se mostraba el malestar primero, la reivindicación después y finalmente, la clara y rotunda exigencia de libertad cuando la libertad en España no existía.

            La historia legendaria del Jurramendi comienza a principios de los años cuarenta del siglo pasado, cuando tras terminar la guerra civil y en plena persecución iniciada contra los carlistas por parte del régimen del General Franco, éstos intentan reorganizarse políticamente utilizando para ello el asociacionismo religioso y creando en Navarra la “Hermandad de los Caballeros de la Cruz”, verdadera tapadera del Partido Carlista que había visto como la Falange se había incautado de sus locales y como la Guardia Civil irrumpía en las viviendas de los antiguos Requetés para hacer registros e intentar meterles el miedo en el cuerpo. Pero ese miedo que Espoz y Mina, el incendiario de Navarra, a pesar de su ferocidad criminal no logró arraigar en los nobles hijos del Reino de Navarra que constituían el Pueblo Carlista no lo iban a imponer los serviles del residente del Pardo ni los dignos herederos de ahumados duques. Así, como muestra de indignación contestataria frente a los atropellos del franquismo nace el “Vía crucis de Montejurra” con sus catorce estaciones que jalonan un duro y empinado camino hasta la cumbre del monte coronada por una gruta en cuyo interior se encuentra el “Cristo negro de Montejurra” y que, desde entonces, se ha venido celebrando anualmente el primer Domingo de Mayo, coincidiendo con la “Cruz de Mayo”.

            En su origen las cruces eran de madera pero debido al clima las mismas se deterioraban con facilidad por lo que fueron sustituidas, a comienzos de los años cincuenta, por cruces de piedra pudiéndose leer en la primera estación del Vía crucis la siguiente inscripción que recuerda al epigrama que Simónides de Ceos compuso para coronar el montículo funerario de los trescientos en las Termópilas: “Caminante: Reza este Vía crucis en memoria de los carlistas que murieron por el ideal en los siglos diecinueve y veinte” (1).

            Lo que comenzó como un acto religioso de contestación, pronto se convirtió también en un acto político de protesta que se celebraba tras el Vía crucis en la campa que existía, y aún existe aunque mutilada por la moderna autovía, en la falda del monte. Paulatinamente el número de participantes tanto al Vía crucis como al acto político posterior fue incrementándose como también se incrementaron las medidas de seguridad y control del estado franquista que termino desplazando numerosos efectivos policiales a fin de controlar todo lo que en la “Campa de Ayegui” se decía y hacía.

            Ya bien entrados los años sesenta del Siglo XX, Montejurra y las localidades de alrededor, principalmente Estella, se convirtieron, con toda certeza, en el único lugar de las Españas donde los asistentes, que llegaron a ser cien mil en 1968, abiertamente mostraban su oposición al régimen de Franco llegándose incluso a quemar los retratos oficiales del general y de su sucesor ante el asombro de los oficiales y números de la Guardia Civil que puntualmente procedían a informar al Gobernador Civil de lo que sucedía tanto en el Vía crucis, como en la Campa y en las localidades adyacentes.

            Siendo como era una numerosa reunión que mostraba la fuerza de un carlismo rebelde y opuesto al régimen de Franco y, una vez muerto éste, a su sucesor, no podían las autoridades consentir tal cosa por lo que, en 1976, apoyaron, financiaron y encubrieron la llamada “Operación Reconquista” donde grupos de extrema derecha entre los que se encontraban numerosos extranjeros que luego se verían implicados en diversos crímenes del GAL, apostaron una ametralladora con trípode en la cima del Montejurra con la intención de impedir el normal desarrollo del tradicional Vía crucis, resultando de aquello dos muertos y cinco heridos entre el pueblo carlista (2) y ningún condenado por la justicia de entre los agresores aunque sí se procedió a la detención de varias personas, más para lavar la cara a las fuerzas de seguridad que para otra cosa.

            Hoy, Montejurra se continúa celebrando anualmente (el último celebrado ha sido el Domingo pasado día 5 de Mayo del 2013), los carlistas continúan, continuamos, subiendo a la cima del monte recordando el camino de Jesucristo hacia el Calvario y continúan, continuamos, realizando el acto político en la Campa de Ayegui en la que se muestra, como siempre se ha hecho, la repulsa y la indignación frente a un régimen que no sirve a los intereses de los pueblos que integran las Españas y el monte sigue allí, irradiando su belleza mágica y su leyenda a todos los que de buena voluntad se acercan a él.












(1) El epigrama compuesto por Simónides de Ceos grabado en la piedra que coronaba el montículo funerario de Leonidas y sus trescientos espartanos dice así: “Caminante, ve e informa a Esparta, que sus hijos yacen aquí en obediencia a sus leyes”.

(2) Los asesinados en el Montejurra de 1976 fueron Ricardo García Pellejero y Aniano Jiménez Santos, un monolito recuerda el crimen por el que nadie cumplió condena.          

3 comentarios:

Eva M Martín dijo...

Un artículo muy interesante. Me ha gustado mucho. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Entre el Opus y ETA creía que habían acabado con los carlistas.

Chouan dijo...

Pues no, aún no han acabado con nosotros y seguimos en la brecha.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog