CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

miércoles, 5 de junio de 2013

TRANSICIÓN MORAL Y ACEPTACIÓN SOCIAL DE MEDIDAS EXTREMAS

             La semana pasada saltaba a todos los medios informativos la noticia, ampliamente difundida, de que la millonaria australiana de apellido alemán, Gina Rinehart, la misma que el año pasado había pedido bajar el salario mínimo para los trabajadores en Australia; había propuesto esterilizar a las parejas que ganasen menos de setenta y siete mil euros al año. Pocos días después dicha noticia era desmentida y se afirmaba que la misma había sido tomada de un portal humorístico de Internet.

            De no ser cierta la noticia difundida no solo se pone de manifiesto que los medios de comunicación de los considerados “serios” no han hecho lo más mínimo por contrastar una información tan grave y de tan trágicas reminiscencias sino que además debería recaer sobre todos ellos el baldón de la incredulidad generalizada en todo aquello sobre lo que puedan informar en el futuro. Ahora bien ¿Es posible una metedura de pata de tal calibre?.

            Lo cierto es que también es posible que haya existido algún tipo de interés en difundir estas declaraciones, falsas o no, con la finalidad de crear una polémica pública y, a la larga, un clima de opinión favorable sobre determinados temas radicales cara a una posible política futura.

            Cuando en el presente se difunden profusamente declaraciones como las atribuidas a la señora Rinehart junto con manifestaciones de políticos y economistas por todos conocidos sobre el aciago futuro que nos augura la inversión de la pirámide  demográfica y el aumento de la esperanza de vida no se puede por menos que pensar que, a través de la información, se nos pretende preparar psicológicamente para la aceptación de posibles medidas extremas.

            Evidentemente, la aceptación mayoritaria de cualquier medida extrema, eufemismo que utilizo para evitar la palabra criminal, por parte de una sociedad es posible siempre que exista una previa subversión en la moral que permita la destrucción o debilitamiento de esta a fin de reconstruirla en base a una nueva axiología. Si atendemos a los cambios sociológicos operados en las sociedades occidentales en los últimos sesenta años no podemos negar la existencia, no ya de una relajación de las costumbres, sino de una verdadera transición ética y moral hacia otro tipo de valores que, hoy por hoy, ignoramos a dónde nos pueden llevar.

            La existencia de cualquier sistema ético o moral requiere el sometimiento voluntario y disciplinado de la inmensa mayoría de los miembros de una sociedad a los valores que ese sistema preconiza así como una cierta práctica de los mismos. El fomento de la insumisión a esos valores en aras a unas supuestas libertades lleva a la destrucción del sistema ético o moral de que se trate generando un “vacío moral” que siempre tenderá a llenarse o reconstruirse con nuevos valores no siempre positivos. De hecho, si lo analizamos minuciosamente, el término “amoral” se utiliza constantemente con extremada ligereza porque a lo largo de la historia no han existido nunca ni personas ni corrientes de pensamiento “amorales” (en sentido estricto, sin moral) sino personas o pensamientos que tienen valores morales que por parecernos extraños, raros o contrarios a nuestra moral los consideramos “amorales” cuando realmente solo podrían ser calificados de “inmorales” en tanto en cuanto son opuestos a la moral existente pretendiendo su sustitución por otros valores morales que son, casualmente, los que esas personas o corrientes practican o preconizan.

            Una vez destruido el sistema ético y moral existente, este puede ser sustituido por otro en el que sea “bueno” y aceptable lo que en el sistema anterior era “malo” e inaceptable y viceversa. Llegados a este punto y con la concurrencia de determinadas condiciones objetivas en el entorno es más que posible la construcción de un sistema axiológico que acepte medidas extremas como las atribuidas a la señora Rinehart pudiéndose dar aun dos vueltas de tuerca más para completar la aceptación de las mismas por la inmensa mayoría de la población.

            La primera vuelta de tuerca consistiría en una argumentación razonada y pseudocientífica de la funcionalidad de la medida extrema a adoptar aludiendo a las supuestas ventajas que dicha medida tendría para la totalidad de la sociedad al favorecer eventuales ahorros presupuestarios y concentración de medios públicos en otras necesidades y al permitir mayores libertades a los individuales al liberarlos de las responsabilidades que llevan aparejadas determinadas situaciones de dependencia.

            Finalmente, la vuelta de tuerca definitiva que podría llevar a la inmensa mayoría de una población a aceptar la adopción de cualquier medida extrema por parte de un gobierno podría ser la de la “bonificación por la aceptación”, es decir, si el ahorro presupuestario es real se podría repartir directamente una parte de ese ahorro entre los ciudadanos con los que éstos cantarían las bondades de la medida y se convertirían en sujetos activos de la misma y por tanto en cómplices callados y  complacientes del gobierno que la adoptase.

            En cualquier caso, la existencia de un sistema ético o moral afianzado, firme, que no presente fisuras y que no sufra un constante acoso y derribo por todos los medios habidos y por haber es la única garantía que le queda a la humanidad de que las medidas extremas que cualquier gobierno pueda intentar adoptar o legalizar se encaminarán al fracaso y a no ponerse jamás en práctica.



6 comentarios:

Nat dijo...

Alucino...por más de una cosa de lo que expresas. Tema difícil. Por mi parte, enhorabuena!
Natàlia

Nat dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Dos apuntes:

Es evidente que vamos a una nueva “Edad Media”. Lo malo es que lo sabemos y la sociedad lo va asumiendo con (casi) total naturalidad. Y como esto puede dar para mucho debate lo dejo ahí.
El segundo comentario es sobre el uso de los términos “ética” y “moral”. Lo siento, pero siempre se me ha enseñado que no es lo mismo. Por sintetizar mucho diré que “moral” son principios normativos y “ética” la manera en que conducimos nuestra existencia o, ligándolo a la “moral” el modo en que aplicamos la “moral” en nuestra existencia diaria. Puede tener trascendencia o no. Únicamente lo apunto porque cada vez se tiende a confundir lo uno con lo otro y no me parece correcto, sobre todo para la correcta comprensión del artículo en su conjunto.

El Chouan Ibérico dijo...

Estimado anómimo:

En mi opinión más que retroceder a la "Edad Media", la cual tenía sus ventajas nos encaminamos a un tipo de sociedad sincrética que será política y socialmente estamental con un regimen laboral similar a los primeros años de la Revolución Industrial... (trabajadores trabajando doce horas por un salario de subsistencia) y con unos valores morales o éticos inexistentes o totalmente errados.

Por lo que se refiere a la "ética" y a la "moral" esta usted en lo cierto.. no son lo mismo. Aunque a mi me explicaron que la Moral siempre tenía un fundamento religioso mientras que la ética prescindía totalmente de lo religioso. De esta distinción es por lo que uso los terminos moral y ética pues una persona no religiosa más que una conducta moral tendrá una conducta ética.

No obstante desde mi punto de vista se estan derrumbando por distintos caminos los valores morales y los éticos a fin de establecer una nueva tabla de valores axiológicos en las sociedades para fomentar la aceptación de la sociedad futura.

Anónimo dijo...

Distinguido Chouan:

Pero quizá de esto que Ud. explica surge mi mayor tristeza (que seguramente será ingenuidad pura y dura). He querido creer durante años, que tras el franquismo la sociedad ha sabido (y podido) cultivarse. No quiero decir con esto que todos tengamos que pasar por una facultad para definirnos como “cultos”. No, por Dios. Suponía que una sencilla persona procedente del campo, y trabajador de la industria, por poner un ejemplo, hubiera llegado a un estadio tal que fuera capaz de discriminar información en los “grandes” medios de comunicación o a apagar la TV y ponerse a leer un libro. Y esto como producto de la simple curiosidad por encontrar la verdad de las cosas. Tener una mente crítica sobre los sucesos que acontecen a nuestro alrededor. Pero no ver esto, de manera generalizada, me genera dolor. Pero bueno, así estamos. O, mejor dicho: así estoy yo.

Con respecto a las “ventajas” que menciona Ud. de la Edad Media… Vale, de acuerdo, siempre se puede hacer una abstracción, pero me acordaba de lo que aprendí de quienes nos impartían las asignaturas de ese período histórico y, ¡qué quiere que le diga! …todavía me produce escalofríos.

Y, sí, no es mejor o peor que la situación laboral de las primeras etapas de la industrialización.

Hasta otra ocasión.

Chouan dijo...

Estimado amigo anónimo:

Precisamente en esto consiste el mal, no ya de los españoles sino de la humanidad entera: Que el progreso material no va acompañado de un progreso moral.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog