CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

lunes, 28 de septiembre de 2015

CATALUÑA: CAIDAS DEL CABALLO Y CONVERSIONES EN EL CAMINO DE DAMASCO


 
Tras las elecciones autonómicas del pasado Domingo, 27 de Septiembre, en Cataluña, los resultados son claros: los supuestamente independentistas superan la mayoría absoluta con setenta y dos escaños en total mientras que los supuestamente contrarios a la independencia quedan bastante por detrás con sesenta y tres diputados, nueve menos. 

            Siendo lo único claro que la lista más votada ha sido "Junts pel sí", el resto es subjetivo demostrando la casta política  nuevamente una desvergüenza total al valorar los resultados electorales en los que todos han ganado y nadie ha perdido en una especie de "el que no se consuela es porque no quiere".

            Ahora resulta que los políticos españolistas se han caído del caballo y han iniciado una conversión en el Camino de Damasco consistente en el famoso  "donde dije digo ahora digo Diego". Después de meses afirmando que las elecciones del 27 de Septiembre no eran unas elecciones plebiscitarias ahora cambian su postura y les dan valor plebiscitario porque las candidaturas independentistas, que si bien han obtenido en las Cortes Catalanas una amplia mayoría absoluta, solo han obtenido el 48 por ciento de los votos, lo cual, todo sea dicho de paso, tampoco está muy claro ya que el casi 9 por ciento de votos obtenido por "Cat si que es pot" no es un porcentaje de voto claramente contrario a la independencia (1). Asimismo, para los políticos españolistas parece que después de décadas afirmando las bonanzas del sistema democrático representativo y de la legislación electoral donde el "juego democrático" favorecía saludables pactos en las instituciones y en el que la acción de gobierno dependía de las mayorías parlamentarias y no de las mayorías sociales, eso ya no vale, no cuenta o no tiene gran valor, simplemente porque, en la actual tesitura catalana, no les conviene.

            Si los políticos españolistas hubieran querido hacer valer ese pírrico 51 por ciento con el que el electorado les ha premiado el Domingo pasado deberían haber aceptado hace años convocar un referéndum donde se plantease claramente la cuestión de la independencia de Cataluña y ganarlo. No ha sido así, han preferido llevar una política de mirar para otro lado y de ir parcheando el problema hasta que se han encontrado con que la marea independentista ha ido creciendo paulatinamente hasta convertirse en el verdadero tsunami que es hoy.

            Ya no se puede ocultar más la realidad ni por unos ni por otros. La sociedad catalana está fraccionada en dos posturas ya difícilmente reconciliables y considerar una victoria el pírrico 51 por ciento de los votos con los que cuentan los opositores a la secesión es un engaño más con el que la casta política pretende enmascarar la cruda realidad de un estado español que afronta su desintegración.

            Desde el punto de vista social o sociológico, una independencia no se puede proclamar con el apoyo de un 51 por ciento de los ciudadanos; más aún, una independencia proclamada con la oposición de tan solo un diez por ciento de los ciudadanos plantearía, a medio y largo plazo, graves problemas de cohesión al estado resultante de dicha independencia que nacería con el germen de la desintegración  en su seno (2) así pues ¿qué se podría decir de una independencia surgida con la oposición de un 25 por ciento o más de la población?. No obstante, y a sensu contrario, también hay que afirmar que la unión no se puede mantener con el apoyo de un 51 por ciento de la población porque el estado que tuviera en su interior tales porcentajes centrífugos y centrípetos sería un estado inviable puesto que la segura y constante pugna de las fuerzas representativas de dichos porcentajes monopolizaría todos los esfuerzos del estado en política exterior e interior y gran parte de los esfuerzos económicos haciéndole totalmente ineficaz al alejarle de sus verdaderos objetivos que son los de procurar seguridad y bienestar a sus ciudadanos.

            Tras las elecciones del Domingo, no nos engañemos, la situación institucional en Cataluña permite a los partidarios de la independencia proclamar unilateralmente la misma amparados en que la legalidad electoral y la legitimidad democrática les confiere la representación mayoritaria en el parlamento catalán. Otra cosa diferente es si serán capaces los independentistas de proclamar la independencia y asumir sus consecuencias.

            Evidentemente, el mayor riesgo para la declaración unilateral de independencia no viene de la oposición de la minoría parlamentaria contraria a la misma sino del personalismo de los distintos líderes independentistas (Artur Mas, Oriol Junqueras, Antonio Baños) que, al igual que el resto de los líderes de la casta política que asola el solar ibérico, son verdaderas vedettes ansiosas de laureles, reconocimientos y sobre todo de figurar con letras más grandes en el cartel anunciador de la representación teatral. La CUP ya ha manifestado que no apoyará la investidura de Artur Mas y es dudoso que Artur Más acepte un puesto de telonero en el proceso independentista, siendo igualmente dudoso que  los líderes independentistas tengan la visión política de considerar al gobierno que surja de la sesión de investidura como un gobierno provisional que, sin desatender las cuestiones cotidianas, solo tendrá por objetivo fundamental y primordial la proclamación de la independencia y la ruptura real y legal con las instituciones del estado español  tras lo cual solo cabría en puridad democrática una nueva convocatoria electoral ya en un estado independiente a fin de elegir el gobierno que lo gestione y articule.









(1) Recordemos que existe una clara identificación entre el voto obtenido por "Cat si que es pot" en estas elecciones autonómicas y el voto obtenido por "Iniciativa Per Catalunya - Les Verds" en las anterioresteniendo esta última formación política claras manifestaciones a favor de la"entidad nacional y del derecho de autodeterminación de Cataluña"proclamándose "fuerza Soberanista" .

(2) El propio estado español surgido de la Transición y de la Constitución de 1978 es prueba de lo que digo. Hace menos de cuarenta años, el porcentaje de independentistas en Cataluña no llegaba al 12 por ciento. Es decir el estado español tenía en Cataluña, no hablemos ya de otras zonas, una minoría muy minoritaria de personas que no se sentían identificados con España y con el tiempo ese porcentaje ha ido creciendo hasta, posiblemente, ser mayoritario en la actualidad.


6 comentarios:

osane dijo...

Yo misma soy independentista desde hace pocos años, concretamente desde que el PP decidió cargarse nuestro Estatut y el PSOE que se comprometió a salvaguardarlo nos falló. A todo eso tengo que añadir la cantidad astronómica de mentiras y menosprecios contra nosotros los catalanes emitidos por los políticos españoles y los medios de información, y por qué no decirlo, de muchos ciudadanos españoles, los que ahora siguen diciendo que no ha ganado el independentismo. Surrealista.
Agradecerles a todos ellos este impulso que nos han dado por no llamarle patada en los dientes, que nos ha ayudado a llegar al punto donde nos encontramos ahora, en el del sin retorno, por mil temas y sobretodo, por DIGNIDAD. Agradecerles también todas sus amenazas de enviarnos el ejército, el corralito, la retirada de empresas y bancos y la apocalipsis zombie, que como han podido comprobar ya no tememos en absoluto. NO TENEMOS MIEDO.
Ahora todos quieren dialogar. Si solo de mi dependiera el diálogo con la caverna, ahora ya sería tarde y el portazo lo daría yo, sin dudarlo ni un solo segundo.
Muchas gracias por este estupendo y fideligno artículo como pocos he podido leer y que hace honor a la verdad y a las miserias de todas las partes, hasta las de los mios. -Cris-

Chouan dijo...

Estimada Osane:

Mucho me temo que este es el país que tenemos... A ambos lados del Ebro las cosas no se han hecho bien y desde luego hay muy poco margen para la negociación pero más que por el objeto por el sujeto (o en este caso sujetos).

La negociación es bastante dificil porque para que la misma exista 1º ha de existir la voluntad de llegar a algún acuerdo, 2º, la negociación ha de ser franca, directa y leal y, aun dándose el primer requisito dudo mucho que se diera el segundo por el carácter de los interlocutores: No existe, en ningún lado del Ebro un interlocutor válido.

Cataluña no puede considerar interlocutor válido a unos señores que ayer hacían panegíricos a una Constitución errática, alababan el régimen autonómico al tiempo que se negaban a transferir las competencias designadas en la Constitución y hoy están dispuestos a modificar la Constitución en un sentido federalista cuando ignoran incluso lo que es federalismo.

Por otro lado, no se puede considerar interlocutor válido a un líder político de unos partidos que durante décadas se ha llenado la boca hablando de la gobernabilidad de España, que no ha dudado en aliarse con PP y PSOE y con el que cualquier acuerdo solo es provisional aplicando la Clausula Rebus Sic Stantibus (Estando las cosas como estan).

Lo muy cierto es que no se puede seguir asi durante mucho tiempo más la cuestión de la articulación (o desarticulación) política del actual estado ha lastrado durante mucho tiempo a todos en perjuicio de la totalidad de los ciudadanos.

pinchovit dijo...

Inmejorable y clarísimo artículo , gracias por tu neutralidad Chouan

Chouan dijo...

Estimado pinchovit:

No soy neutral, solo objetivo. O al menos eso intento ser.

Anónimo dijo...

Eso de “Evidentemente, el mayor riesgo para la declaración unilateral de independencia no viene de la oposición de la minoría parlamentaria contraria a la misma sino del personalismo de los distintos líderes independentistas” desgraciadamente es así. Se podría poner en letra mayúscula, negrita, etc. para darle mayor énfasis, pero es así. Y eso, desgraciadamente, nos indica qué puede suceder con el “independetismo”

¿Un burgués catalán proclamando la independencia?... Me apuesto un regaliz a que no.

Chouan dijo...

Estimado anónimo:
Según pasan los días me estoy dando cuenta que mi artículo ha acertado prácticamente de pleno.

Ahora la CUP dice que no está por ir en esta legislatura a la independencia mientras que casi un año despues el TSJ de Catalunya imputa a Artur Mas por lo del 9 de Noviembre...

Esto empieza a tener tintes de comedia del absurdo.... una despedida eterna donde uno dice que se va pero no termina de irse y otros que dicen que no se vayan pero no hacen nada más que abrirles la puerta, porque que ahora el TSJ quiera imputar a Mas, es dar más argumentos a los partidarios de la independencia e inclinar la balanza hacia la misma a los todavía indecisos. Si al menos el proceso terminase en un mes con una absolución... pero no.... el proceso durará años y mientras Artur Mas podrá explotar el victimismo.

La verdad que creo que en ningún lado del Ebro hay un interes real por solucionar los problemas y empiezo a planterme si el tema Cataluña-España, España-Cataluña no es más que un caladero donde pescar para que unos y otros sigan vivendo del trinque.

Y en medio... los pueblos provocados, incitados y desatendidos.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog