CONTACTO (indicando como asunto El Chouan Ibérico): arturoen@hotmail.com

martes, 12 de julio de 2016

LA REALIDAD ARITMÉTICA Y LA REALIDAD POLÍTICA



Transcurridas dos semanas desde la celebración de las segundas elecciones generales en seis meses y a pocos días de que se constituya el Congreso de los Diputados y el Senado dando comienzo a la XII Legislatura desde 1977, la realidad aritmética se impone repitiéndose el escenario de la Legislatura anterior donde cualquier fórmula posible para constituir gobierno resulta ser lo que en las ciencias matemáticas se conoce como "fórmula absurda". Y es que resulta curioso en extremo que, resultando de las elecciones del 26 de Junio una realidad aritmética similar a la que resulto de las elecciones del 20 de Diciembre, todos los medios de comunicación apostaran, tras el 20 de Diciembre, por la repetición de las elecciones mientras que hoy, esos mismos medios, vayan afirmando que unas terceras elecciones no son posibles porque el partido más votado, el Partido Popular, con tan solo 137 diputados está en mejores condiciones que hace seis meses para formar gobierno en coalición o con apoyos puntuales.

            La realidad se impone siempre y máxime cuando consiste en una realidad matemática. El Partido Popular se encuentra hoy con las mismas posibilidades de formar gobierno que hace seis meses, porque no puede contar con más apoyo parlamentario que el de sus propios diputados y, a lo sumo, con los treinta y dos de "Ciudadanos" lo cual les dejaría, con 169 escaños, a siete escaños de la mayoría absoluta, es decir con una mayoría insuficiente para formar un gobierno estable y duradero.

            En principio, el Partido Popular, solo podría formar gobierno con el apoyo, por acción u omisión, del Partido Socialista Obrero Español ya que junto con los diputados socialistas el gobierno tendría el apoyo de 222 diputados, es decir 46 diputados más de los 176 que constituyen la mayoría absoluta.

            Ahora bien, a esta realidad matemática hay que añadirle otra realidad no menos importante: la realidad política. La realidad política española que resulta del régimen parlamentario y de partidos establecido es una realidad compleja que, en los cuarenta años transcurridos desde su implantación, no ha hecho más que complicarse aún más haciendo imposible cualquier acuerdo verdadero entre las diferentes fuerzas políticas parlamentarias.

            La realidad aritmética indica inexorablemente que solo existen dos posibilidades para formar gobierno: un gobierno que nazca del acuerdo entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, al que se puede sumar o no "Ciudadanos" o un gobierno que nazca del acuerdo entre el Partido Socialista Obrero Español, "PODEMOS" y los distintos partidos nacionalistas periféricos.   

A esta realidad aritmética complicada hay que añadir la realidad política: el Partido Socialista Obrero Español, no puede favorecer, ni por activa (con su voto afirmativo) ni por pasiva (con su abstención), un gobierno del Partido Popular porque ello equivaldría a su suicidio al romperse por una izquierda que iría a engrosar las filas de los votantes de "PODEMOS". Por su parte un gobierno que surja de un pacto entre Partido Socialista, "PODEMOS" y otros grupos nacionalistas e independentistas tampoco es posible porque para el PSOE significaría igualmente su suicidio al inclinarse tanto a la izquierda que su personalidad quedaría confundida con la de "PODEMOS" que terminaría por absorber buena parte del electorado y de la militancia socialista mientras que otra buena parte, simplemente, se iría a la abstención.

            La realidad política de este país no es comparable ni equiparable a la realidad política de otros países de nuestro entorno Europeo. Aquellos que hablan de una "Gran Coalición" no quieren darse cuenta ni explicar a los ciudadanos que el caso que, por ejemplo, se dio en el año 2005 en Alemania, donde el candidato socialista, Gerhard Schröder, renunció a la Cancillería en beneficio de Ángela Merkel, de la CDU, por no pactar con los ex-comunistas es impensable que ocurra en España. Alemania y todos los demás países europeos han superado, mal que bien, su historia mientras que en nuestro pobre país, el partido representativo de la "derecha" y el partido más representativo de la "izquierda" no están separados por una delgada línea ideológica, que en ocasiones es difícil de vislumbrar, sino que están separados por una ancha y larga trinchera excavada justamente hace ochenta años y que nadie ha sido ni es capaz de cerrar, tal vez porque nadie haya tenido nunca la intención de cerrarla.

            Otra posibilidad, es que distintas fuerzas políticas, el Partido Popular y el Partido Socialista o el Partido Socialista, PODEMOS y algún partido más maniobren para salvar la cara de la casta política formándose un gobierno de circunstancias con una duración  secretamente pactada de antemano transcurrida la cual se le haga caer provocando unas nuevas elecciones. De esta forma se podría formar un gobierno del Partido  Popular apoyado por el PSOE o un gobierno del PSOE apoyado por "PODEMOS" y otras formaciones que durase un par de años y luego ese gobierno verse privado de sus primitivos apoyos y obligado a convocar nuevas elecciones con lo cual todos salvarían la cara de haberse puesto de acuerdo "por el bien del país" para evitar unas terceras elecciones para después apuntarse el tanto de haber hecho caer, igualmente "por el bien del país", a un gobierno que "estaba llevando a la ruina al país, a la clase obrera o al mismísimo sursuncorda". Esta posibilidad es a la que aludíamos en otro de nuestros artículos como "la política de ladesvergüenza y de la imagen" y que no es más que la vieja e hipócrita fórmula de salvar las apariencias.

            Salvo que se diera esta última posibilidad, de la confluencia de la realidad  aritmética y de la realidad política española solo se puede presagiar una legislatura muy corta en la que no es descartable para nada unas terceras elecciones para finales del presente año.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No voy a negarle que su expresión “en nuestro pobre país, el partido representativo de la "derecha" y el partido más representativo de la "izquierda" no están separados por una delgada línea ideológica, que en ocasiones es difícil de vislumbrar, sino que están separados por una ancha y larga trinchera excavada justamente hace ochenta años” no me haya sorprendido sobremanera, porque en la composición de lugar que se hace servidor pienso totalmente lo contrario. Así que, si es tan amable, le agradecería que hiciera una somera descripción de por qué llega a esa conclusión. Me gustaría mucho, de verdad, contrastar mi punto de vista con el suyo. Será enriquecedor. No quiero decir que lo vaya a hacer públicamente aquí, no, lo haré en privado. Por lo que, si se decide, estaré esperando sus palabras.

Saludos,

Chouan dijo...

Estimado anómimo:

Mi expresión se refiera a lo siguiente:

Las diferencias reales entre PP y PSOE son muy delgadas, casi inexistentes, los dos defienden modelos liberales y capitalistas con la única diferencia que el PSOE es un poco más intervencionista, pero ninguno aspira realmente a un cambio de estructuras ni a una modificacion de los regímenes politico-economicos existentes.

De hecho el PSOE muestra muy poca vergüenza de acusar al PP por la guerra de Irak cuando fue precisamente el PSOE el que rompio la tradicional politica de neutralidad española cuando envio tropas a la primera guerra del golfo en 1990.

Cuando me refiero a la "trinchera" quiero decir que una parte de las rentas elecotalres del PSOE provienen de su historia durante la II republida y la guerra civil, de haber estado en el bando en que estuvo, y que por eso jamás pactara con el PP porque no estaría cómodo pactando con un partido que supuestamente estuvo en el otro lado.

El guerracivilismo ha estado presente en todo estos años y de hecho en el 2004 cuando el PSOE obtuvo 164 diputados y tuvo que pactar para formar gobierno prefirió pactar con los que fueron sus "aliados históricos" durante la republica y la guera antes que llegar a cualquier acuerdo con el PP, y eso que lo podria haber explicado porque el país se encontraba bajo un ataque terrorista (el 11-M).

En mi opinión los graves problemas que hoy padece el PSOE proviene precisamente de aquellas elecciones del 2004, pero en fin, todo esto son solo mis opiniones.

Y fijése bien, estimado anónimo, el guerracivilismo esta hoy más presente en la poltica y en la sociedad española que hace treinta años. Eso digo yo, es que los políticos no han querido cerrar esa trinchera.

Un saludo

Anónimo dijo...

Ahora sí…, ahora sí le he entendido. Cuando dice Ud. que “Las diferencias reales entre PP y PSOE son muy delgadas, casi inexistentes, los dos defienden modelos liberales y capitalistas con la única diferencia que el PSOE es un poco más intervencionista, pero ninguno aspira realmente a un cambio de estructuras ni a una modificacion de los regímenes politico-economicos existentes” dice lo que yo suponía que Ud. debería pensar, leyendo su trayectoria. En el texto inicial entendí todo lo contrario, y por eso mi sorpresa.

En lo que respecta al “guerracivilismo” sí hay capítulos que deberían cerrarse con honor, si pueden situarse hay a quienes aún no han recibido tierra como se merecen; hay aspectos del término empleados peyorativamente, pero rememoro unas palabras de mi infancia que entonces no entendí. Para mí era un hombre muy entrado en años, veterano de la Guerra Civil, muy poco hablador, pero cómo en una conversación dijo algo así como que cuando fallecieran aquellos que habían padecido la Guerra, directa o indirectamente, estaríamos en riesgo de cometer, otra vez, la misma tontería. Ahora lo entiendo como una acepción positiva de ese “guerracivilismo”: nuestros mayores nos advertían e instruían sobre los horrores de la guerra. Quizá sean cosas de la edad que a uno le hacen ver el escenario actual en un gris muy oscuro.

Pero sobre todo, gracias por su explicación.

Chouan dijo...

Cierto es que los veteranos de una guerra previene de los males de los conflictos bélicos pero, recuerde al poeta "¡Ay del pueblo que necesita héores!".

La Guerra Civil norteameriana termino hace más de ciento cincuenta años y el ultimo de sus combatientes murió en los años cincuenta del siglo pasado y no creo que los Estados Unidos esten próximos a enfrentarse en una nueva guerra civil.

Lo curioso del caso español es que, cuando habia ex-combatientes, aquellos que perdieron, sufrieron la persecución y el encarcelamiento en los años de la transición no hacian manifestaciones de odio ni de rencor, en cambio, las nuevas generaciones que no han vivido la guerra y que incluso han nacido después de la muerte del dictador, sin haber pasado penurias, ni persecuciones ni prisión hacen gala de un afan revanchista que jamás tuvieron los viejos excombatientes republicanos.... no se, es como si se hubiera preparado a las nuevas generaciones para odiar aquello que, por razones biologicas, jamás conocieron.

Desde mi punto de vista inexplicable

Anónimo dijo...

Así es, como si a los jóvenes se les hubiera enseñado para odiar... En cuanto al veterano de guerra, ¡pobre!... ¿Héroe? No, no en ese caso: prácticamente no hablaba de la Guerra, sólo en muy contadas ocasiones y, como Ud. dice, sin rencor aparente. Con esa serenidad de anciano que está de vuelta de todo. No, no, ya habrá por ahí, otros "héroes".

Saludos y hasta una próxima ocasión.

El Cristo Negro de Montejurra

El Cristo Negro de Montejurra
El Chouan Ibérico se suma a la iniciativa de la bitácora “Reflexión Crítica” y esta imagen estará presente en “El Chouan” mientras no cese la campaña contra los católicos en España.

Seguidores

-0-0-0-0- Carlistes de Catalunya -0-0-0-

Archivo del blog